Futbol al día

¡Uff, cuánta confusión!

Decía papá: “A río revuelto, ganancia de pescadores”.

O sea que a los pescadores les conviene tener siempre, o casi siempre, el río revuelto.

Así creo yo que está el caso de Pulido.

Es la primera vez que vemos por la televisión a los actores importantes de este caso. Los abogados, el jugador que no deja de decir con toda claridad que no quiere regresar a Tigres.

Ayer me llamó la atención lo que dijo el abogado del jugador: no importa que el caso siga su curso, el jugador puede jugar en alguna parte.

¿Perdón?

¿Es que ya tienen un equipo en el que va a jugar Pulido aunque el caso se siga ventilando en la Femexfut?

Me recordó ipso facto aquel desagradable episodio de La Gata Fernández.

1o.-Abandonó a los Tigres y por sus pelotas se fue a Argentina, pensando que allá le pelaba los dientes cualquier gestión que los ingenuos felinos harían en contra de él.

2o.-Se contrató con el Estudiantes de La Plata, equipo muuuuuuy influyente.

3o.-Se le advirtió que era impropio que un jugador que tiene contrato con un equipo ande coqueteando con otro, se le advirtió al Estudiantes que no puede ni debe firmar un jugador que tiene contrato firmado con otro equipo.

4o. Les valió y siguieron con sus proyectos mientras en las charlas se reían de aquel equipito que estaba en Monterrey.

5o. Y cuando estaban ya cantando victoria, ¡zas! les llega la orden de FIFA de que le cumplan a Tigres, ahora con intereses, pagando La Gata un gran tiempo sin jugar y Estudiantes sacó no sé de dónde como 3 millones de dólares para quedar a mano.

Me quedó la lección. No hay equipo en el mundo que sea tan lentejo de firmar un jugador que esté firmado con otro equipo. El castigo por pretender robar un jugador puede dejarle una gran quiebra en sus intereses.

Algo no está funcionando. Hay algo que veo mal.  

donrobert@multimedios.com