Futbol al día

Ubicatex

Todos necesitamos en un momento de nuestra vida, trabajo o carrera, una pastillita de Ubicatex... pero de las buenas.

Así tomo yo la derrota en Toluca de este domingo.

Personalmente no veo la urgencia para debutar a dos jóvenes de Sudamérica que apenas y se bajaron del avión y ya los aventaron al circo romano, sin ninguna necesidad.

Y costó caro.

El equipo estaba bien, no hacía un gran partido pero controlaba todo porque en todos los sectores de la cancha los jugadores respondían a lo que saben hacer mejor. Eso no gusta, pero la ruta a no perder estaba lisa, no tenía baches, no había ningún sobresalto.

Una prueba es que Gignac, al ver a otro delantero centro en la cancha, volteó a la banca y preguntó: ¿Dónde me paro? Y comenzaron los jugadores a salirse de sus zonas.

Toluca apretó, los dos refuerzos ni la tocaron, ni pesaron ni vimos qué tal son, ni superaron a quienes como yo, en caso de cambiar, metan a otros que ya conocen el sistema: Viniegra, El Gringo, ¡qué sé yo! Pero nunca a dos muchachos que los quemaron de entrada al gusto de la gente.

Y se viene el Toluca, también hace sus cambios que en los nombres no preocuparon, pero ya en la cancha, por lo menos metieron un centro con el tino que ninguno de los nuestros hicieron en todo el partido.

Brinca mal Juninho y le hace nos al Pilotito que se sorprende que la pelota la tiene pasando frente a él, llega a un jugador desmarcado y gol.

Se puede decir, Toluca con 11 y Tigres con 9.

Muy bajos de nivel muchos jugadores, algunos más de la cuenta.

Hay que agarrar ritmo, juego, fuerza, sostenimiento, conforme pasan las semanas y ver si se repite el milagro del año pasado.

Pero iniciando, la fragilidad que tiene Tigres por ser campeón y por marcarlo como el lugar 16 en el mundo los cuates de la FIFA, jugar así, cambiar así y arriesgar así, no tiene punto de lógica.

Se jugó mal.

donrobert@multimedios.com