Futbol al día

Tigres con 8 jugadores

Tigres pierde el partido por su conducta. No hubo entrega de los jugadores como para competir por los 3 puntos.

El juego se pierde porque salió al campo a vacilar, no a jugar. La voluntad de los Perros empareja y hace ver mal la calidad de los Tigres. Calidad sin actitud es para perder.

El arquero raya en la prepotencia ofensiva para el rival y para la gente. No estoy en contra de que juegue donde le dé la gana, pero en lo que estoy en contra es que tome como pretexto esa posición para regalar goles sin responsabilidad alguna.

Jürgen Damm anda loquito porque un promotor le jura y perjura que tiene chamba en Europa. No es su promotor, ya se les metió otro, trayendo a la memoria la actitud fuera de la cancha de Pulido.

Jürgen corre mucho y piensa poco. No envía un buen centro, un chiquitito de Xolos lo marcó severamente y ni dribló, ni desbordó ni centró. Como decía don Fernando Marcos, jugó de estorbo. Por eso digo que Tigres jugó con 8, porque hay que agregar a Dueñas, que no colaboró en nada en el medio campo.

Pizarro bajó su rendimiento, pero Dueñas no hizo nada por llenar ese hueco que se quedó en poder del visitante que desde ahí y ante la debilidad Tigre en el medio campo. Solamente Aquino del medio campo en adelante hizo las cosas muy bien. Con esfuerzo y con calidad. Con una notable vergüenza profesional que lo llevó a un desgaste físico totalmente normal porque fue el lado al que se le cargó la chamba ante la inoperancia del lado derecho.

Pero por encima de todo, la falta de actitud y la pobre responsabilidad del arquero que salió a regalar goles con una prepotencia que ya está colmando a la gente. ¿Y El Tuca?

Caramba, si desde la salida de Sobis, la baja de rendimiento de Jürgen, la actuación nula de Dueñas, ¿no era imprescindible meter a los dos adquiridos hace días para reforzar en donde hacía falta? Ese cambio de meter a Zala faltando 5 minutos para acabar el partido es una broma de mal gusto para el jugador y para la gente que quería ver algo, cualquier cosa, que nos diera prueba que desde la banca estaban viendo bien el juego. Total, el triunfo 400 no llegó. Más que ganar los Xolos, perdieron los Tigres, que no es lo mismo.

¿Algo para recordar? Los errores de Nahuel, el golazo de Guiñá, la actuación brillante de Aquino y el valemadrismo del equipo.

¡Es todo, amigos!

donrobert@multimedios.com