Futbol al día

Segundos por primera vez

Cuando ya los reventadores preparaban los cañones de alto poder por el 1-1, cuando el reproche se veía en los camisas negras, apareció como una luz radiante que iluminó los corazones de los verdaderos Tigres, una jugada que no parecía llegaría a gol, pero que Guerrón fue a pelearla para crear un despiste entre la defensa y el arquero. El balón sale hacia Damián Álvarez, que todavía entero para pensar y actuar, descargó una bomba con la zurda que está más fuerte que nunca, y entre el golpe al balón y el movimiento de las mallas pasó en una décima de segundo, se levantó El Volcán en un impresionante grito que se oyó hasta el Tecnológico y Tigres gana el juego en el tiempo de compensación 2-1.

Se guardaron los cañones de alto poder y los camisas negras, hipócritamente, gritaron el gol.

Dijo una vez Don Carlos Miloc: “Nada es más feliz que ganar un partido en el último minuto, como igual es perderlo en ese tiempo”.

El juego contra Toluca merecía un final así. La belleza de los dos goles en los que participa Damián Álvarez, que hizo un esfuerzo fantástico con todos sus compañeros, pero que le tocó la fortuna, primero, poniendo un centro de lujo para el primer gol; y el segundo, ya lo describimos.

Las dos líneas de 4 que puso el Toluca con todo ese liderazgo del paraguayo Paulo da Silva, y el otro central, fuerte como un toro, Jordan Silva, un gran defensa oriundo de Matehuala, fueron taladradas con paciencia por los tres delanteros de los Tigres, a veces dos y a veces una, porque se le buscó en todas formas.

No se llegaba a concretar nada en serio, no había emociones, pero sí crecía la expectación de ver a dos equipos tácticamente muy bien armados intentar hacerse daño.

Gran partido, gran triunfo y gran festejo.  

donrobert@multimedios.com