Futbol al día

Espléndida pretemporada

Hasta el momento de escribir estas líneas no he visto al Monterrey trabajando en las alfombras de un departamento.

Bien le hizo la contratación de Graniolatti; éste sí los está haciendo trabajar para obtener el mejor resultado de este viaje.

Los preparadores físicos anteriores no tenían ni idea de este oficio y el Monterrey jugaba y se cansaba, y el ritmo del juego era más lento que los cambios en la FIFA.

Otro acierto de Luis Miguel que sigue callando bocas.

Da gusto verlo entrenar y dejar que se vaya la imaginación para lo que veremos en la cancha la próxima temporada.

Se acabaron los trapos tibios, les están quitando las plumas de pingüino y los están haciendo atletas profesionales.

Pero ojo: lo más difícil es agarrar condición física, son muchos días de joda. Y lo más fácil es perder la condición física si no administran bien su alimentación y su vida personal.

Ya no queremos verlos a media temporada subiendo a Chipinque para agarrar fuerza, pero regresar todos tiesos.

Luis Miguel trajo un preparador físico que fue jugador y campeón con Atlante, justo cuando se agarró a aquel Careca y lo anuló en el de Ida y en el de Vuelta. ¿Se acuerdan?

Va a estar muy bueno el circo, se presagia cuando los ves a todo motor, veteranos y pelones, estrellas y estrellados correr cuesta arriba en la pesada arena de Wácara Beach pero sin tirar nada más que el sudor por el esfuerzo.

Esta condición y la dinámica del juego de Treviño y Barra van a parar en un buen resultado.

Por lo menos tienen un buen principio. No olviden que todo lo que bien inicia, bien acaba.

Eso dijo mi papá.  

donrobert@multimedios.com