Futbol al día

Los Comodinos del Monterrey

La gente que sirvió a los televidentes desde Bielorrusia anunció que en este mes, clásico de otoño, la temperatura allá es, para nosotros, un frío hasta los huesos, que obligó a jugar a los nuestros con manga larga y guantes. Bielorrusia jugó con manga corta. Pero que en enero, cuando viene el auténtico invierno, en Bielorrusia juegan a -21 grados centígrados.

Cuando escribo la columna me llega la nota: “El Monterrey se encerró en el gimnasio por el frío”.

Una tarde que no voy a olvidar mientras viva, jugaba Toluca vs Tigres en El Volcán. La temperatura estaba en 7 grados bajo cero. Ganó Tigres, pero nosotros perdimos un compañero al que le dio un infarto en el cerebro, y no volvió a tomar conciencia. Enrique Salinas Rangel. El estadio estaba lleno y nadie de nuestro personal faltó a su trabajo.

Los Tigres entrenan en el pleno llano. Nada detiene los fríos vientos que cruzan las canchas de entrenamiento de La Hacienda en Zuazua. Se vería muy mal que uno de los jugadores, estrellas o novatos se raje ante el frío. Aguantar el frío y entrenar con ahínco forja el carácter de los jugadores.

Monterrey, como en las pretemporadas, se mete al gimnasio y hace futbol en la alfombra. Ayer lo hizo, se taparon con lo que pudieron y se metieron al gimnasio, siendo que lo que le falta es futbol, juego, para encontrar acoplamiento, para tener entendimiento y no depender de Dorlan Pabón que muestra cada vez que puede que el equipo le vale madre.

En estos peculiares casos es cuando le vemos a Barra que le faltan espolones para gallo. O lo manejan, le influyen o igualmente le tiene miedo al frío, apegado a la cultura del Vuce, o como es de tierra caliente, un friíto de 12 grados centígrados lo aterra.

Y todo frente a la Liguilla.

Ni un albañil que no tiene la ropa adecuada se raja con todo y frío. Pero aquí, la comodidad impera en El Barrial, cuyo escudo debería de ser una cama matrimonial con unos edredones rayados azul y blanco.  

donrobert@multimedios.com