Futbol al día

Cambios tribuneros

La maza no reflexiona. Pero entrenadores y jugadores que llevan los hilos del juego, sí.

No entiendo el riesgo al que se puso a Suazo en el juego vs Santos. Pero a lo mejor y el santo de su devoción le tocó el hombro y le hizo pensar que ya está bien. Que usaron al técnico de la Selección chilena que dijo las palabras sabias que todo lo cura: “Lo estoy contemplando” y eso logró lo que los médicos locales tenían diagnosticado que sería hasta mayo cuando estaría requetebién para jugar, sin riesgo.

El sábado lo pusieron a jugar con riesgo. Alto riesgo.

Santos, conociendo que está tocado del hombro, aplicó ahí todo el impacto de su fuerza usando el reglamento en la mano. Hombro vs hombro es legal.

Le dieron a la gente el circo que deseaba valiéndoles madre el jugador que, a lo mejor y al oír desde Chile el canto de las sirenas, se metió valientemente al terreno de los riesgos. Ojalá y al rato no ande jodiendo con que me duele y me duele y no puedo jugar, pero sí cobrar, otros tres meses.

Como juego, buen juego hasta cierto punto.

Si te anota dos goles el visitante en tu casa y ganando, son muchos goles. Te sacaron el partido y el empate ya tiene sabor a derrota. ¿O no?

Pero el juego, el parado, lo táctico, el esfuerzo en la cancha, todo estuvo de perlas, los dos goles fenomenales, las entradas temerarias de Víctor a lo cavernícola, esas le encantan a la tribuna; Osvaldo ya se había comido dos goles, el toluqueño Lucas vuelve a anotar y le da la razón a Luis Miguel; el segundo gol lo anota otro de los que trajo Luis Miguel y anota, hombre, fenomenal.

Pero finalmente imperó el freno de mano en los puntos y agarraron uno de los tres que de poco o nada sirve.

El futbol nos dio otra lección.  

donrobert@multimedios.com