Futbol al día

Ahora son 4

Los juegos perdidos en finales.

Pinta para récord, ¿no?

Después de ser campeones contra Pumas en CU, se perdió una Final contra Cruz Azul en el Azteca en un juego contrastando contra el del domingo anterior, porque estuvo lleno de emociones y volteretas en el marcador que finalmente se pierde por un tanto que logró Titino Montoya en tiro directo en El Volcán.

Luego vienen las dos derrotas contra Pachuca en finales jugadas en El Volcán, igualmente con el arbitraje como tema central: Armando Archundia fue el verdugo en una de ellas, cuando nos dejó con 10 jugadores en Pachuca y en la Vuelta Silvani nos hizo pedazos las ilusiones.

Y ésta.

Para formar un cuadro que se lleve bien, que juegue con el ímpetu de querer ser campeón, se necesita mucha suerte al contratar y una vocación por el trabajo bien comprobada.

Pero igual, la suerte.

Nadie podemos discutir que Tigres pasó por la mala suerte de perder a Juninho, una ausencia que fue posible sustituir con el coraje de La Palma Rivas, pero no fue suficiente.

La Palma cumplió como La Palma. Pero Juninho no paraba de liderar a todo el equipo, a quienes les ponía el ejemplo con entrega total.

Ese fue un golpe definitivo y total para no levantarse de ese fondo.

Así que, a componer la canción de Tigres y escribir: ¡Perdimos cuatro finales!

Y colocar de alguna forma que los compositores pueden: “Son muchas y sumando”. 

donrobert@multimedios.com