Futbol al día

Ah, los cambios

Queda muy claro, y sin temor a equivocarnos, que el cambiar jugadores para dar paso a las jerarquías, colaboró en mucho a ni siquiera volver a llegar al arco contrario.

No errar el momento, ni había una razón visible para cambiar a los que salieron por los que entraron.

Los que se fueron dejaron unos huecononones que nunca se llenaron y los que entraron no justificaron su participación en el partido.

Y es que ahora estamos jugando con el golcito, no sabemos anotar dos. Un golcito y a rezar.

Mira que en el mano a mano de equipo a equipo León superó a los Tigres en dinamismo, dominio del medio campo, llegadas claras por Burbano, Gullit Peña y el aguerrido Luis Montes, y la mano que nos daban Lugo y Pizarro era de lo mejor para defender y atacar; al hacer los cambios León se sintió a sus anchas, ya no hubo peligro, bajó a cero la intensidad de la marca y nos empatan, que en condiciones normales a lo mejor no pesa tanto, pero sabíamos que era inminente ganar para esa clasificación que fue un sueño que se agrandó.

Le agradecemos al León que nos ubique en nuestra dimensión, lejana a como están jugando nuestros primeros cuatro de la Liga.

Estamos lejos en lo físico y en la dinámica de juego.

Ya no volvimos a jugar por nota en la defensiva, sin decir que no hay un esfuerzo. La media requiere urgente sangre joven y la delantera pide a Burbano y otro más.

Antenoche Pulido ya vio que cuando lo marcan grandotes y está solo, sin ningún compañero cerca, las cosas se complican.

Las jerarquías nos hicieron mucho daño.