Las otras competencias

Los hijos no son balones

Uno de los niveles más bajos de la condición humana es utilizar a los hijos para tratar diferencias maritales, sobre todo en casos de divorcio, en donde los menores de edad suelen convertirse en instrumentos para el chantaje hacia la parte contraria.

Eso es lo que sucede precisamente en el caso de los propietarios del equipo Chivas, el matrimonio de Jorge Vergara y Angélica Fuentes, en cuyo divorcio las dos niñas, Valentina y María, se han convertido en parte fundamental en la disputa por los alrededor de dos mil millones de dólares que están en juego.

La semana pasada, se informó que Jorge Vergara recibió la custodia provisional de sus hijas por parte del Octavo Tribunal Colegiado en Materia Civil del Primer Circuito, que supuestamente obliga a Angélica Fuentes a entregar a las dos menores de edad a su padre antes del 20 de enero, según el expediente 1080/2015.

Inmediatamente, los abogados de Fuentes dieron a conocer que ella cuenta con dos amparos a su favor otorgados por jueces federales que ordenan la suspensión provisional del acto reclamado. Esto quiere decir, fuera de la jerga jurídica, que no tiene la obligación de entregar las niñas a Jorge Vergara, en tanto no se resuelvan de fondo ambos juicios constitucionales. Incluso, de acuerdo con los asesores de Angélica Fuentes, que señalaron la existencia de una Orden de Convivencia del 25 de septiembre dictada por la Corte de Texas, auspiciada bajo el Convenio de la Haya, la cual estará vigente en tanto esté pendiente el litigio. Sea cual sea la resolución final, un mensaje a las dos partes: los hijos no son balones.

Aros del Poder

Ayer se realizó el día del inversionista en Scotiabank, en donde el banco canadiense dio a conocer sus proyectos para este año, incluyendo los patrocinios deportivos como el de la Concacaf… Por cierto que una de las marcas icónicas del automovilismo deportivo, Renault, enfrenta problemas de tipo legal que podrían afectarle… Finalmente se dio un paso más en la fusión de Axtel y Alestra. Ahora falta ver lo que sucede con los patrocinios que tenían por separado…  Interesante la carta que circula entre los propietarios de caballos de carreras, en la cual se comprometen a asumir una serie de medidas de autorregulación y se someten a la Secretaría de Gobernación. Seguramente muchos no van a firmarla. 


“En un divorcio jugar con los hijos no es deporte, es canallada”

El filósofo del estadio

 

filosofodelmetro@yahoo.com.mx