El reto de comparar

Ébano y Marfil

TARDE O TEMPRANO, SERÁ LA QUE TENDRÁ MÁS GRAND SLAMS

Pese a verse impedida de llegar a la final del Abierto de Estados Unidos, tras perder ayer con la italiana Roberta Vinci, la proyección que tiene Serena en su carrera la pondrá en 2016 como la tenista con más títulos de Grand Slam en la historia. No importa que tenga ya 33 años y su línea de rendimiento empiece a bajar. Ninguna mujer en este deporte ha tenido su potencia física y consistencia mental. Obtener al menos dos grandes títulos en lo que le resta de carrera parece una meta hasta sencilla de alcanzar... No obstante, ha tenido que superar problemas graves de salud, como la embolia pulmonar que la alejó de las canchas durante varios meses... Eso y mil suspicacias machistas. Una frase resume lo que le ha costado a la estadunidense mantenerse en el primer sitio más semanas que nadie: "Es duro y solitario estar en la cima. Todo el mundo quiere derrotarte, todo el mundo habla a tus espaldas. Dios no permita que pierda. Porque es como, '¿por qué?'. Bueno, soy humana".


Como en la célebre canción de Paul McCartney, Serena Williams y Steffi Graf viven juntas en perfecta armonía, en el Olimpo del tenis. Ambas son las más ganadoras


LO QUE SE LE NEGÓ A UNA, LA OTRA LO TUVO... Y VICEVERSA

Le resultó más sencillo a la alemana obtener reconocimiento mundial que a la estadunidense. Serena no ha podido traducir, por ejemplo, su dominio sobre las canchas en un liderazgo en campos como el ingreso publicitario. Aquí la rusa María Sharápova le aventaja considerablemente, aunque sólo le haya ganado en dos ocasiones en más de 20 enfrentamientos... Los de Steffi fueron otros tiempos mercadológicos, unos en los que no se ganaba tanto dinero. Lo casi 22 millones de dólares que ingresó en toda su carrera, los gana ahora Serena en un año. Pero al final las unifica el éxito y el lugar que compartirán, por muchos años, como las dos más grandes de su deporte. No tienen competencia a la vista.


LA IMAGEN PERFECTA Y MODÉLICA CON SIMPATÍA SORPRENDENTE

A sus 46 años la vida le sigue sonriendo. Aunque pronto puede ser alcanzada y hasta rebasada, al día de hoy nadie ha ganado tantos grandes títulos como ella y mantiene una vida familiar envidiable. Casada desde 2001 con el carismático, polémico y ganador Andre Agassi, con quien tiene dos hijos. Su imagen proyecta éxito. Es homenajeada de forma frecuente y por donde aparece se le rinde tributo como la gran reina del tenis. Nada mejor retrata su extraordinario sentido del humor que la siguiente anécdota publicada en muchos sitios: Durante una semifinal en Wimbledon contra Kimiko Date, Graf estaba preparándose para el saque cuando un espectador gritó "¡Steffi!". Todos los presentes, incluyendo ella, comenzaron a reír. Cuando estuvo lista para hacer el servicio otra vez, el espectador volvió a gritar "¡Steffi! ¿Te casarías conmigo?". El estadio entero reía y el juego se retrasó unos minutos. Steffi se preparó para sacar nuevamente, botó la pelota contra el suelo, se giró hacia el espectador y le gritó: "¿Cuánto dinero tiene?"


roberta.rodriguez@milenio.com
twitter@robertamty