De oficio reportero

De oficio reportero

LO BUENO

1. ¿El personaje del 2015 para el futbol mexicano? Qué fácil: Ricardo Ferretti. Campeón de Liga, subcampeón en Libertadores, salvador de la selección… No refunfuñen y apláudanle al Tuca.

2. André-Pierre Gignac fue la mejor contratación del 2015. Ejemplo de cómo gastar millonadas, pero gastarlas bien, con seso, no al costalazo la que realizó Tigres. Vamos a hacer chonguitos para que el francés esté aquí mucho tiempo.

3. Y a Javier Hernández le bastaron los últimos meses del año para rebasar y consolidarse como el mejor mexicano en el extranjero. El Chícharo debe ser aire inspirador para el resto de paisanos que andan jugando en Europa.

4. No es una locura pensar en los Kuri como la directiva revelación del 2015. Esta familia llegó y ha convertido al Veracruz en un equipo animado, vivo, no en uno más del costal. Sus contrataciones, casi todas, atinadas.

5. Qué bueno que el 2015 marcó el adiós de Justino Compeán de la FMF. Personaje siniestro, doble cara.

¿Hay alguien que se acuerde hoy de él?

LO MALO

1. Juan Carlos Osorio es un encantador de víboras. El choro, su mejor credencial. Ojalá y que en este año importante para las aspiraciones mundialistas, sea más el juego bonito que su discurso rosa.

2. El simple hecho de meditar en la posibilidad de traer a Víctor Valdés ya es una falta de respeto para Jesús Corona, una de las actuales vacas sagradas del futbol mexicano. Este tipo ha trabajado para ganar su lugar. Congruencia.

3. El caso de Guillermo Ochoa ya es de esos donde la terquedad por mantener el bloff de jugar en Europa es insana. Memo debe regresar, pero ya, al país y jugar aquí si es que no quiere ver el Mundial de Rusia desde casa.

4. Esa historia de Dorados, de desorganización, malas contrataciones, incertidumbre, ya la he visto varias veces... Y en todas, el implicado descendió. Ojalá que, por la causa sinaloense, la boca se me haga chicharrón.

5. Que los atletas amateurs ya dejen por un momento los comerciales, las portadas de diarios y revistas, las alfombras rojas, por las que cobran miles de pesos y se metan al cien en la preparación para Río 2016. Hay tiempo.

 

ricardo.magallan@milenio.com

twitter@rmagallan77