De oficio reportero

De oficio reportero

LO BUENO

1. Los aires intermitentes de Oribe Peralta dan para regresar a la calma unas aguas que, a la mínima provocación, se vuelven turbias. Es el poder del crack, veterano, pero crack por siempre.

2. El Apertura 2015 se ha convertido, de manera inaudita, en uno de los torneos más espectaculares de, por lo menos, la última década. Así como nos llenamos la boca para criticar, hay que aplaudir ahora por esta temporada.

3. No me cansaré de defender al clásico regio como el verdadero clásico de clásicos de nuestro futbol. Si bien es muy regional, ningún partido engloba tanta pasión y odio deportivo. Qué afortunada la afición de Nuevo León.

4. Y es que en épocas donde América y Chivas ya hasta directivos intercambian, olvidándose de la rivalidad, los actores del clásico regio enarbolan la defensa de sus causas, calientan y embarran odio (deportivo) al de enfrente.

5. León superlíder. Cuidado con él. La rebelión de los enanos.

 LO MALO

1. Sólo a Cruz Azul le hace bien que su triunfo ante Pumas se base sobre dos penales. Los golpes de autoridad se dan contundentes, no empujados de un pitazo que tiñe de polémica las victorias.

2. ¿No que el técnico defensivo era Ricardo Ferretti? Los cambios de Antonio Mohamed en el clásico regio son de un DT cobarde, de esos que optan por guardar un marcador en lugar de defenderlo con el cuchillo entre los dientes.

3. Dos lesionados de gravedad en una misma semana no son casualidad. ¿En qué momento Héctor Moreno se convirtió en un carnicero de las canchas? Esa imagen podría frenar el crecimiento del mexicano en el futbol europeo.

4. Si bien se trata de cumplir con un protocolo, que la FMF dé a conocer una lista de ¡32 seleccionados! es una aberración, un monumento al abaratamiento vil de una causa que, hasta hace no mucho, era sagrada en el futbol mexicano.

5. No exageremos, el partido ante Querétaro Chivas lo ganaba hasta con el Chepo en la banca. No le demos aires de Dios a Matías Almeyda, con tres días de trabajo es imposible ya estarlo convirtiendo en deidad. Congruencia.

 

ricardo.magallan@milenio.com

twitter@rmagallan77