De oficio reportero

De oficio reportero

LO BUENO

1. La hazaña del triatleta Crisanto Grajales en los JP obliga a los medios a debatir sobre priorizar a lo que se lo merece, sobre lo que deja ($$$) aunque se trate una paupérrima selección de futbol.

2. La mejor medalla para los atletas que están rompiéndosela en Toronto debe ser el reconocimiento de su país. Aquellos, que no cuentan con patrocinadores, son historia de romperse la madre, de esfuerzo real y amor al deporte.

3. Si bien no soy partidario de la visión arcaica de estirar la mano para recibir por obligación, aplaudo que la Conade metiera reversa y premiara económicamente a los medallistas. Motivación de dónde sea y cómo sea.

4. Carlos Vela se ve como el cisne en medio del pantano que es la selección en la Copa Oro. No es solo lo menos peor del equipo de Miguel Herrera, sino el que más propone en un conjunto sin idea.

5. En épocas mercenarias, donde la causa de la globalización es el mejor pretexto para matar identidades, la historia de Íker Casillas y su adiós del Real Madrid pone la piel chinita, pone la lágrima al borde del derrame.

LO MALO

1. No se trata de la rebelión de los enanos, tampoco del acorte de distancias; es, simplemente, que la Copa Oro es un vergonzoso carnaval de pésimo futbol donde todos son igual de malos.

2. La selección mexicana podrá seguir teniendo el balón todo el partido, tragárselo, pero si no mete gol, si no crea, el resultado es tan funesto como si fuera la peor de las víctimas de un baile. Ya preocupa, y mucho, este equipo.

3. Muy pronto están saliendo a la luz carencias de Miguel Herrera como estratega. Esa historia del alumno lavolpista, frío y calculador ajedrecista, se está desquebrajando. El Piojo se está quedando cortito de argumentos.

4. Y Ramón Raya le hace al Leo Cuéllar en la selección de playa, escudándose en la falsa bandera de como fue pionero y no hay quién le entre, puede mamarle al presupuesto sin entregar resultados.

5. Y hablando de historias de amor a la camiseta, Ronaldinho se yergue como el más grande de los mercenarios, atracción de circo, con la llegada a su nuevo equipo en Brasil. Mientras existan incautos, habrá gandallas como este bulto.

 

ricardo.magallan@milenio.com

twitter@rmagallan77