De oficio reportero

De oficio reportero

LO BUENO

1. Dentro del desazón que provoca la selección nacional, es cautivante la figura de Javier Hernández y su pacto con el gol. El atacante, guste o no, es hoy uno de los básicos para el equipo verde.

2. Siempre serán bienvenidas sorpresas como el pase de Paraguay a las semifinales de la Copa América. Esas contadísimas historias del enano derrotando al gigante siempre enaltecerán el espíritu heroico de este deporte.

3. Los argentinos dominan la Copa América. Soberbios, engreídos, prepotentes… que les llamen como sea, pero comprobado está que, para estas lides del futbol son los amos y señores.

4. A sus 22 años Jürgen Damm dio un ejemplo que muchos veteranos a los que ya se les fue la carrera no dieron. El joven, con la verdad como su arma, exhibió las malas prácticas del directivo mexicano. Un aplauso por su triunfo.

5. El deporte también decididió dar el paso al frente para salir del clóset. El Día del Orgullo Gay también sirvió para conmemorar a todos los que entre balones, sudor, jalones y golpes representan con orgullo a esta comunidad.

LO MALO

1. Diego Reyes se ha convertido en el monumento a la terquedad de Miguel Herrera. No hay argumentos deportivos para justificar su alineación. La selección no está para apapachar amigos.

2. Soberbia es lo que demuestran Miguel Herrera y Héctor González Iñárritu al no reconocer la sobreexposición comercial del timonel como uno de los principales causantes de la actual crisis tricolor. El Piojo debe alejarse ya de las cámaras.

3. Qué tan bajos estarán los niveles de confianza en esta selección que hoy hay más temor que certeza en que se ganará la Copa Oro. Lejanos aquellos días en que nos traíamos la Copa despachando sin problemas a rivales bananeros.

4. La Comisión del Jugador apoyó a Miguel Herrera en su pleito farandulero, pero se olvidó de respaldar a Jürgen Damm en su disputa contra Pachuca. Esta comisión solo sirve para comerse los mocos y mamar el presupuesto.

5. Le salió muy barato al chileno Jara el castigo de la Conmebol. Bajezas como las cometidas por este hombre, que atentan incluso contra la dignidad de una persona, merecerían expulsión inmediata de cualquier cancha del mundo.

 

ricardo.magallan@milenio.com

twitter@rmagallan77