De oficio reportero

De oficio reportero

LO BUENO

1. Que un mexicano sea por el que más se pagó en el Draft es noticia. Más allá de si Jürgen Damm vale o no 10 millones de dólares, arrebatarle las mejores bolsas a los extranjeros es excelente síntoma.

2. La manera en que se reforzaron equipos como Xolos o Dorados es una buena noticia para el futbol mexicano. Habla de una Liga más pareja donde ya no sólo los “grandes” dictan el ritmo al que hay que bailarle.

3. Bien por los viejitos acartonados de la Liga MX que abrieron el criterio para permitir que regresen las luces y mosaicos a nuestros estadios. Sin esto, nuestra Liga era como torta de jamón sin frijoles, desabrida.

4. Ni los más agrios críticos del beisbol pueden dejar de reconocer que el Home Run Derby que se montó en el Zócalo capitalino fue un agasajo. Si hablamos de ponderar el deporte, de promoverlo, este evento es ejemplo. Hermosa joya.

5. No me cansó de aplaudir y mis ojos no se dejan de llenar de lágrimas de los ejemplos de vida que nos entrega la Paralimpiada Nacional en Querétaro. Los quejumbrosos somos una migaja junto a los titanes que ahí compiten.

LO MALO

1. ¿Se acuerdan cuando Piolín se convertía en monstruo? Así es Miguel Herrera… estamos cerca de ver esa versión del DT nacional. La presión le quitará la máscara y, entonces sí, adiós al mundo rosa.

2. El discurso de que Leo Cúellar fue pionero del futbol femenil, ya chole. Pónganle un monumento en el CAR y que venga sangre nueva. No hay lugar en el mundo en el que se mantenga a un gana nada durante casi 20 años en su puesto.

3. Hay ya una maquinaria comercial en torno al futbol femenil: nueva Liga, uniformes exclusivos, inclusión en populares videojuegos… ¡chido one!, pero sí no hay resultados deportivos, todo esto, de nada sirve. Cuéllar debe irse.

4. Más que un favor, la convocatoria de Matías Vuoso a la selección sirvió para confirmarlo como blanco del escarnio y la burla. El delantero trae nivel de carrito chocón de feria de pueblo, no de atacante de un representativo nacional.

América fue el gran perdedor en el Draft. Ese evento servía en años anteriores a acrecentar esa figura soberbia del club poderoso y ricachón que madreaba al resto a punto de billetazos. Hoy, se habla de tú con sus parientes pobres.

 

ricardo.magallan@milenio.com

twitter@rmagallan77