De oficio reportero

De oficio reportero

LO BUENO

1. América puso un primer curita a la herida que abrió en sus seguidores con la firma de Ignacio Ambriz, al contratar a Javier Güemez. Agarraron al mejor contención de la actualidad en la Liga MX.

2. Lo citó brillantemente mi colega Aldo Farías: “El público es noble, no pendejo”. Miguel Herrera sintió el repudio de la afición, esa afición a la que insisten en tratar como masa boba y que ayer demostró su fuerza y conciencia.

3. Más que asustar, Eduardo Herrera debe pavonearse de que todas las esperanzas de gol del Tri estén basadas en él. Podrá gustar o no, pero el de Pumas está frente a la oportunidad de su carrera. Es responder o morir. Bonito reto.

4. Con la pelea que dio la Juventus el único ganador fue el futbol. Aquellos que esperaban ver arrasar al Barcelona, se toparon con la agradable sorpresa del orgullo del escuadrón italiano, contribuyendo al gran espectáculo.

5. Xavi no es producto de la maquinaria comercial, no comulga con esas formas, y sin embargo su lugar debe estar escrito junto a esos grandes como Messi o Cristiano. Cerebro y mago, ejemplo de los colores incluidos en el ADN.

LO MALO

1. Miguel Herrera se prostituyó, no hay más. Y, pagó las consecuencias. El técnico de la selección nacional rayó en la estupidez al aceptar hacer proselitismo político a cambio de dinero. Bajeza pura.

2. Herrera dice que fue decisión personal y no proselitismo lo de sus tuits a favor del PVEM. Pues, bueno, preguntemos entonces al brillante hombre el nombre del candidato por este partido en su delegación. ¿Se lo sabrá?

3. La FMF y su doble moral: El organismo se puso de uñas cuando quisieron cambiarle la fecha del juego ante Brasil para no “distraer” las elecciones, pero ayer hace mutis ante el proselitismo descarado del técnico y uno de los seleccionados.

4. La terquedad de Miguel Herrera está representada en Raúl Jiménez. No hay un argumento deportivo para mantener al atacante del Atlético de Madrid como titular, es un estorbo, un palo sembrado en la cancha.

5. Y si hasta los líderes fallan, ¿qué nos depara la Copa América? El error de Jesús Corona es una señal de que el Tri que andará en Chile tiene pilares sostenidos en lodo, nada firmes. Ojalá y no venga la catástrofe.

 

ricardo.magallan@milenio.com

twitter@rmagallan77