De oficio reportero

De oficio reportero

LO BUENO

1. La Final de vuelta nos hizo vibrar. Culpar a la “mediocridad” de la Liga MX de que Gallos le puso sabor a un partido que parecía perdido es mucha amargura. Mejor así que 90 minutos de flojera.

2. Pedro Caixinha se ha convertido en la lección perfecta para todos aquellos que tememos a lo nuevo. El portugués entró sin venir del vetusto carrusel de técnicos de siempre. Nadie le veía futuro. Qué equivocados estábamos.

3. Querétaro hizo soñar a los rebeldes, suspirar a los románticos, brincar a los bohemios… ¡Más historias como ésta por el amor de Dios! En un futbol tan acartonado, el poder de los débiles viene a ser aire puro.

4. En tiempos donde al que anota goles y es mexicano hay que ponerle un monumento, la convocatoria de Eduardo Herrera a la selección nacional está siendo justificada y con creces. No será héroe, pero sí buen revulsivo el de Pumas.

5. A Carlos Salcedo, dentro de muy poco, la Liga mexicana le quedará chiquita. Se hablaba de Héctor Moreno como único referente de suplente natural del inmenso Rafael Márquez, pero ya no, aquí está el de Chivas levantando la mano.

LO MALO

1. Santos pasará a la historia con una mancha sobre su nueva estrella. Es un campeón ensombrecido por su pésima actuación en la Final de vuelta, dejó la sensación de no merecer este título.

2. Bien por el arbitraje de la Final. Nadie habla de él, pero tras una desastrosa campaña, hay que decirlo, los de negro enderezaron el camino justo en la etapa donde no podía haber errores. Chacón y Peñaloza se sacaron un 10.

3. Si vimos el último partido de Ronaldinho en el futbol mexicano, qué lástima, porque el brasileño se va sin haber dejado absolutamente nada más que la falsa promesa de buen futbol y tribunas llenas de incautos.

4. Miguel Herrera debe darle algo de respeto a la selección nacional evitando convocatorias que solo obedecen al clamor populista como la de Matías Vuoso. Alinear al atacante con simples fines queda bien en Chiapas, es una jalada.

5. El Ascenso MX es un circo. Bajo la falsa bandera de la expansión, crea franquicias como si se tratarán de un Oxxo y los lleva a terrenos poco fértiles para el desarrollo del futbol como negocio-deporte. La extinción, su destino.

 

ricardo.magallan@milenio.com

twitter@rmagallan77