De oficio reportero

De oficio reportero

LO BUENO

1. Tras pasar más tiempo lesionado que en el campo, hoy la esperanza cementera tiene nombre y apellido: Roque Santa Cruz. La afición prende veladoras a un crack, un tipo distinto para romper el maleficio.

2. El gesto del cariñoso saludo entre Mohamed y Matosas antes del Monterrey-América habla de las correctas formas que aún deben imperar en el futbol mexicano. Odiémonos por dentro, amémonos ante las cámaras. Cool.

3. Decisión correcta la de la directiva del América de seguir cuidando a detalle a Oribe Peralta. Un partido molero ante Estados Unidos, cualquier día; una agenda tan apretada y comprometida en las dos siguientes semanas, vital.

4. Festejemos el gol del Chicharito, pero no olvidemos la cruda realidad del mexicano: ser carne de banca en el Real Madrid. Javier debe seguir teniendo como meta principal mostrarse para partir a un lugar donde se le aprecie.

5. Que festejen los de Chivas. No es para menos. El superliderato y la inminente salvación del descenso son producto de revanchas paralelas: la del Chepo, golpeado por el fracaso tricolor, y la del propio club, blanco del escarnio nacional.

LO MALO

1. Marco Palacios debería engrosar las filas de la WWE y no las de la Liga MX, donde la condena de jugador violento e indisciplinado es más que justa. El Pikolín goza ser el malo de la película.

2. Daniel Guzmán está de rodillas, de-sesperado, recogiendo los trozos para intentar que su Tijuana vuelva a levantarse. Xolos se está cayendo. De seguir así, igual califica, pero la pregunta sería ¿y para qué? Lo harían pedazos.

3. ¿Lo de Pérez Durán en el Toluca-Atlas también es error humano? ¡No!, es incapacidad de esa que no se puede justificar. Jorge demostró poca personalidad, nula autoridad al echar para atrás una decisión ya tomada. Debe irse ya.

4. El castigo para Mohamed debe ser igual de mayúsculo que el de su ridículo show al meterse a reclamar al vestidor de los silbantes en el Tecnológico. Que no le tiemble la mano a la Disciplinaria con el técnico campeón del futbol mexicano.

5. Así no Puebla, así no. Es regla elemental que para salvarse del descenso hay que ponerle algo más, y no saber mantener una ventaja hasta que se consuma el último segundo de un partido es pecado mortal. Ahí están las consecuencias.

 

ricardo.magallan@milenio.com

twitter@rmagallan77