De oficio reportero

De oficio reportero

LO BUENO

1. Veracruz es el protagonista rebelde. El equipo jarocho cambió las correctas formas por puro espíritu mordelón, que no da por perdido un balón y se come cada centímetro de cancha.

2. Los buenos técnicos no caducan. Carlos Reinoso podrá irse y regresar dentro de una década… nada pasará, el colmillo largo y retorcido se impone a cualquier pomposo estudio estratégico. Autor intelectual del resurgir jarocho.

3. Aldo de Nigris ha agarrado su ¿séptimo, octavo, vigésimo quinto aire en su carrera? ¡Qué importa! Anda encendido, mete goles y de ahí se debe agarrar Chivas para reforzar esperanzas y pensar que la pesadilla sí se puede dejar atrás.

4. América manda. Sin rodeos, buscarle, sería injusticia con el equipo que lleva la batuta del torneo. El equipo de Coapa fue un frío cazador en CU, acechador que pegó de manera contundente.

5. La revancha es pareja. Xolos y Daniel Guzmán tenían cuentas pendientes con el futbol, le venían fallando desde hace mucho tiempo, pero este Clausura 2015 debe ser el de la reivindicación. Tijuana tiene motivos de sobra para festejar.

LO MALO

1. Ahí está el golpe en la nuca que muchos esperaban para Cruz Azul. Viene la hora de la verdad para un equipo que avanzaba a pasos muy cortitos y que vivía del brillo de sus marcas y no de buen futbol.

2. Algo deben hacer en Pumas, porque si enfrentar al América, con todo y lo que esto conlleva para la institución, no resulta el resorte que te impulse a salir de los grises, la cosa está frita. Se pueden perder partidos, no la identidad.

3. Alfredo Tena se equivocó en aceptar que su regreso al futbol mexicano fuera a través de una puerta tan endeble como la de Monarcas. Pagó la factura muy rápido. El equipo michoacano está más olvidado que calcetín debajo de la cama.

4. Ronaldinho le ha hecho más daño a Gallos Blancos que beneficio. Ha quebrantado el interior de una institución ya de por sí históricamente endeble. Ojalá se vaya del futbol mexicano.

5. Ya de ya en Torreón deben de ponerle algo de sangre a la manera de llevar a su equipo. Da la impresión de que tanta diplomacia de su directiva ha permitido al equipo engancharse en un letargo donde da igual si se pierde o se gana.

 

ricardo.magallan@milenio.com

twitter@rmagallan77