De oficio reportero

De oficio reportero

LO BUENO

1. La humillación al América le valió al Cruz Azul que la desastrosa campaña que había tenido, ya sea cosa de las que pocos se acuerden. Hoy ya hasta se ve a la Máquina como candidata de Liguilla.

2. Pues Tigres está levantando y Tuca Ferretti se vuelve a lamer los bigotes en la cara de sus detractores. El brasileño tiene esa peculiar habilidad que, cuando su cese parece más inminente, vuelve a echar a andar a su equipo.

3. Rescatar tres puntos con tantas carencias que hay en el equipo, debe ser considerado todo un logro por los Leones Negros. Estos golpes los requiere dar el equipo tapatío, sin importar las formas, para buscar el milagro de salvarse.

4. A Camilo Sanvezzo podría quedarle chico muy pronto el Querétaro. El delantero ha dado muestras que es un goleador salvaje, de esos locos que intentan como sea y de donde sea.

5. Más allá de lo que venga, la decisión de regresar a Néstor de la Torre a la directiva de Chivas ya es un acierto de Jorge Vergara. Es de los más exitosos de los últimos años y un amante del orden estricto, algo que urge en el rebaño.

LO MALO

1. Lo que sucedió en el Estadio Azul debe ser considerado como una oportuna llamada de atención al América. La manera en que se derrumbó en los últimos minutos fue dramática.

2. Otro punto a revisar de las Águilas tras la goleada: ¿Y sus hombres fuertes? En el Azul desaparecieron y no hubo quién levantara la mano para asumir la responsabilidad. En la Liguilla no se puede depender sólo de los cracks.

3. Pobre de la afición de Pumas que no puede tener tranquilidad ni alegrías consecutivas. El tiempo pasa y el cuadro universitario va sin pena ni gloria, lejos del bien y más cerca del mal echando una temporada más al olvido.

4. A Santos las cuentas ya se le complicaron. No es que se vaya a quedar sin Liguilla, pero de que vaya a ser protagonista es donde pudiera haber dudas si no retoman los buenos resultados.

5. La crisis de Chivas se puede entender a partir de las crisis individuales. Y la de Omar Bravo ya es de siquiatra. El atacante más allá de no ser solución, es obstáculo. Símbolo del desastre en que está convertido el Rebaño.

 

ricardo.magallan@milenio.com

twitter@rmagallan77