De oficio reportero

De oficio reportero

LO BUENO

1. Al americanismo le urgía un estandarte como Raúl Jiménez. Por años su cantera fue un mito y era necesario alguien de la cuna amarilla que enalteciera los orígenes de este club.

2. Y pues Antonio Mohamed tiene al América de súper líder. Que le sigan atizando las críticas feroces, que lo sigan considerando poca cosa para la jerarquía del banquillo azulcrema. El Turco se ríe a carcajadas.

3. Toluca debe empezar a darle brillo a su localía que por años sucumbió a faltas de respeto mayúsculas. Triunfos como el que tuvieron ante Pumas ayudan a mantenerse ahí, y en esa sintonía debe ser el objetivo principal.

4. Javier Hernández, lejos de desánimos, asimiló rápido que ya no había lugar en el Manchester para él, pero que con esto la obligación era a seguir mostrándose con goles para tener pasaporte a otro grande. Ahí la lleva.

5. Se equivoca el que quiera seguir restando mérito a la llegada de Guillermo Ochoa al Málaga. Que el mexicano merecía, quizá, algo más grande por su actuación en el Mundial, es verdad, pero llegar a la liga española no es poca cosa.

LO MALO

1. La afición de Pumas no entiende de términos medios. Tras el descalabro ante Toluca, lo de hoy es ya crisis para los universitarios. Justa razón cuando en la cancha hay raquíticos argumentos.

2. Se suponía que la tarde debía ser para Cuauhtémoc Blanco. No fue así. Vaya golpe letal para aquellos que se niegan a ver la realidad del veterano jugador: la de dar show y nada más. Exigirle más sería injusto.

3. Lo peor no es que Cruz Azul no sea capaz de ganar en casa a un equipo tan planito como Veracruz, la bronca es la forma, mejor dicho, la ausencia de ésta en el equipo de Luis Fernando Tena. Urge ponerse a chambear.

4. Monarcas va que vuela para convertirse en hazmerreír. Cada vez resulta más complicado darle el beneficio de la duda al cuadro michoacano, sostenidos más por viejas glorias que por un presente brillante y prometedor.

5. La novela entre Alan Pulido y Tigres se ha llevado al extremo de los aparadores. Los rencores entre ambas partes son mayúsculos y han puesto a los medios como su pista; a la larga, puede resultarles contraproducente.

 

ricardo.magallan@milenio.com

twitter@rmagallan77