De oficio reportero

De oficio reportero

LO BUENO

1. El ataque hacia el futbol alemán, su obsesión por el método, es su mejor arma. Seguir el instructivo al pie de la letra tiene en esta selección su mejor exponente en lo que a resultados brillantes se refiere.

2. La historia de Joachim Löw es motivacional, ejemplar de lo que es ir ascendiendo peldaños. De auxiliar, al hombre artífice de la reconstrucción del futbol alemán y sin el reflector y prensa de otros. Loable.

3. El golazo de Mario Götze hace ver minúscula cualquier crítica que se le quisiera hacer al partido final del Mundial 2014. Los artistas plasman sus obras y las regalan al mundo, no las limitan. Götze cumplió.

4. Que me disculpen los agrios críticos del soccer, pero ningún otro evento, sin importar índole, logra acaparar y solidarizar al orbe como el Mundial de Futbol. Este deporte es el más hermoso del universo.

5. No sólo en la gloria se gana. Javier Mascherano fue la figura intempestiva en un Mundial que, se suponía, no era para él, sino para la estrella, Lio Messi. Un guerrero como este argentino merecen monumento.

LO MALO

1. Darle el Balón de Oro a Lio Messi, más que engrandecerlo, lo lastima. El mundo jamás le perdonará a la FIFA, ni al propio argentino, la deshonra de entregar un trofeo inmerecido.

2. Argentina jamás fue. Y eso tiene que ver con que Messi tampoco lo fue. Una generación entera de futbolistas dependiendo de la brillantez intermitente de un hombre era demasiado arriesgue. Así no se podía.

3. Alejandro Sabella se va del timón de Argentina dejando la imagen de un técnico que no tuvo las agallas para imponerse a sus jugadores y que dejó que su once lo colocaran los contratos millonarios de sus futbolistas.

4. Se acabó el Mundial y el descontento social, la violencia en las calles de Brasil jamás cesó… y ni cesará, ahí se quedará, al pie de lucha contra un gobierno que fracasó rotundamente en la organización millonaria de su fiesta.

5. Se acabó el Mundial y ahí viene acechando, a paso lento, horripilante, el monstruo de la Liga MX. Pasamos de la elite a la realidad de nuestra Liga, la Liga del nunca pasa nada, del color de rosa, de la familia feliz. ¡Pfff!!

 

ricardo.magallan@milenio.com

twitter@rmagallan77