De oficio reportero

De oficio reportero

LO BUENO

1.Gitano de esto del futbol, quizá se ha sido muy ingrato con Giovani dos Santos, un jugador al que casi nunca se le podrá reprochar por no poner riñones. Ante Brasil, Gio ensució el overol. Aplausos sin límite.

2. El Gallo Vázquez es tan silencioso como letal. El mediocampista fue el mejor jugador mexicano ante Camerún, paradójicamente, con una labor muy alejada del reflector, discreta, pero fundamental para el sistema del Tri.

3. Ver jugar a Andrea Pirlo es un agasajo. Tan atado el futbol moderno, tan presa de teorías casi matemáticas, jugadores como el italiano se convierten en el grato sabor dulce dentro del platillo amargoso. Deleite.

4. Lo de Costa Rica no se debe reducir a la simple hazaña de una tarde brasileña. Los ticos le impusieron autoridad a los autoritarios, a uno de esos que se presumen como monstruos en esto de las patadas.

5. Y ahí está Lio Messi, al que lo atacan por ser brillo en el Barcelona y sombra con su selección. De esa penumbra justo salió para poner las cosas quietas ante Bosnia y reducir a cenizas a sus detractores.

LO MALO

1. Camerún no fue, ni de cerca, el temible rival que se esperaba para los mexicanos. Los africanos son un excelente grupo para la grilla, pero un pésimo equipo dentro de la cancha. Se irán sin pena ni gloria.

2. El arbitraje se ha convertido en el foco rojo para la FIFA en este arranque del Mundial. De lo deportivo poco se habló debido a las infamias que, con pito en la boca, cometieron el puñado de bandidos a los que se les dio tanta responsabilidad.

3. Ni la peor España, la que jamás había sido campeona del mundo, la eterna esperanza europea que, a la buena hora se caía, alcanzó niveles tan altos de vergüenza como la goleada por Holanda. Perder así es de plebeyos, no de reyes.

4. Grecia, Japón, Australia… el lado B del Mundial, el rellenito, los que encontraron en la calificación a la justa su máximo premio porque no hay para más. Indispensables para llenar cupos, estorbosos para medir calidades.

5. La misma historia: ¿a qué va Honduras al Mundial? Exceso de saliva durante la eliminatoria, ufanos, valentones, pero a la hora buena, cuando hay que demostrar, simples ratoncitos pegalones, impotentes.

 

ricardo.magallan@milenio.com

twitter@rmagallan77