De oficio reportero

De oficio reportero

LO BUENO

1. La gloria no siempre se simboliza en un trofeo y es cuando los que la consiguieron alcanzan tintes casi de héroes. Es el caso de los jugadores del Atlético de Madrid, que sin ganar, lo ganaron todo.

2. Diego Simeone fue un destructor infalible, preciso, como jugador. Y como técnico es igual. Ha hecho del Atlético un equipo que mata, y mata lento, que es valiente y arriesga. Eso es de admirar aunque los resultados a veces no se den.

3. El madrilismo logró limpiarse un rostro, una parte, pero lo suficiente para calmar a las fieras y ahuyentar los fantasmas de la vergüenza. Perdida la Liga, la herida de no ganar la Champions hubiera sido mortal.

4. León se puso las pilas y actuó como directiva de gente grande asegurando la permanencia de su líder y capitán, Rafael Márquez. Bien por el contrato de un año para el michoacano, ambas partes ganan. Y mucho.

5. La valentía del charrúa Luis Suárez para decidir en dos segundos entrar al quirófano para intentar llegar en condiciones para jugar el Mundial son de esos casos de arrojo que rayan en el amor brutal por la camiseta.

 

LO MALO

1. Chivas va que vuela para volver a ser el hazmerreír en los fichajes veraniegos. A Jorge Vergara le urge un tiburón de esos que buscan, estiran y aflojan, amarran y le hacen contrato a los cracks.

2. ¿Con Carlos Salcido, Fernando Arce, y en caso de cerrarlo, Ángel Reyna, se irán las infames campañas de Chivas? No lo creo. Lo que más ruido hace no siempre es lo mejor. Y en el Rebaño se ha comprobado una y cien veces.

3. Si es verdad eso de que Héctor Pérez, esposo de Inés Sainz, es el nuevo dueño del Querétaro, pues la Liga MX seguirá viviendo de la hipocresía de los prestanombres. ¿Qué de malo decir que Televisión Azteca se hizo de un equipo más?

4. El Ascenso MX es un cuchitril. Al día de hoy sólo una docena de equipos están garantizados para arrancar la campaña por los problemas económicos y legales del resto de las franquicias. Un circo.

5. La carta emitida por los jugadores de Delfines, donde confiesan que han tenido que pedir prestado para sobrevivir, son una bofetada a esos descarados que insisten en poner a la Liga MX como de las mejores del mundo.

 

ricardo.magallan@milenio.com

twitter@rmagallan77