De oficio reportero

De oficio reportero

LO BUENO

1. De no haber ganado al América, Cruz Azul no habría podido presumir brillo total a su campaña. Hoy, La Máquina tiene esa tranquilidad: son el mejor equipo del futbol mexicano.

2. Mauro Formica llegó sin mucho ruido. Y así ha continuado su estancia en el futbol mexicano. Discreto, el argentino ha pisado tan fuerte que hoy es pieza fundamental para Cruz Azul. Y sin tanto reflector encima.

3. Sólo un técnico tan experimentado, tan fregón, como Ricardo La Volpe es capaz de que, en tan pocos días de trabajo, logre que su mano se vea en un equipo. Chivas no dio su mejor partido, pero es evidente que hubo una grata mejoría.

4. A Dante López le hacía falta algo así. Ha sido el hazmerreír de Pumas toda la temporada y le urgía tener una tarde como la de ayer para aminorar los ataques. Guste o no, el paraguayo fue artífice del triunfo universitario.

5. Injusto sería no destacar este nuevo aire goleador que vive Javier Hernández. Es verdad, aún no da para imaginarlo como titular en Brasil 2014, pero mejor que llegue encendido al Mundial que con la depresión de hablarle de tú a la banca.

LO MALO

1. ¿Tijuana en zona de calificación? Reflejo de la vacilada que es nuestra Liga, un equipo que no da una fuera de casa y que basa sus números sólo en casa hoy tiene posibilidades de ser campeón. De risa.

2. Rayados da pena. No hay defensa para el Monterrey. No vale la justificación de que se enfrentaba a uno de los mejores de la Liga. La manera en que dejaron ir el triunfo, es de equipo chico. Que ya apaguen la luz.

3. Antonio Mohamed debe irse por pie propio del América. Sería una salida digna que le vendría a limpiar la puerca imagen que ya se generó con el americanismo. La vergüenza ha regresado a Coapa. Y es gracias a su técnico.

4. El problema de Rubens Sambueza, lo digo con respeto, es de diván. El argentino es su propia víctima. La ira es su reacción a la frustración y eso termina por echar al caño lo excelente futbolista que es.

5. Para alentar a las cabecitas calenturientas, para encender a las malditas dudas, el partido entre Atlas y Puebla se pintó solo. Qué pena de equipos, qué pena de sus técnicos que salieron con el miedo como su bandera.

ricardo.magallan@milenio.com

twitter@rmagallan77