De oficio reportero

De oficio reportero

LO BUENO

1. Cruz Azul tuvo el mérito de pocos: sacudirse el dolor de una derrota que terminó una racha importante. La Máquina regresó a la lucidez y lo hizo para lograr el boleto a la Liguilla.

2. Toluca es un equipo salvaje, de esos que dan espectáculo sí o sí. Los Diablos se ven fulminantes y más que una sombra de Cruz Azul, se le ve hasta en mejor forma y fondo. Será un hueso durísimo en Liguilla.

3. Las crisis se hacen cortas en Santos. Y todo con base en trabajo y, claro, a su endemoniado crack: Oribe Peralta. Los laguneros hacen parecer la resurrección tan sencilla que nadie recuerda las críticas negativas.

4. Llegar, ganar, y de visitante, es la mejor credencial con la que se puede presentar un técnico. Angel Comizzo puede presumir de ello. Que el de enfrente está hundido importa un carajo, los tres puntos son bienvenidos.

5. El valor mostrado por los jugadores de Celaya en su protesta es inusual. Es verdad, lo ideal sería una medida más drástica y dejar de jugar. Pero nadie puede negar que esto fue una prueba única de valentía.

LO MALO

1. Flor de un día fue Veracruz. Tras ganarle al campeón, se habló de que, ahora sí, venía el equipo de garra. Puras palabras. Los jarochos son candidatos a descender igual que los otros.

2. ¿De verdad hay algo que repróchale a los jugadores del Querétaro? Cualquiera en una situación similar estría pensando en su bolsillo y no en la cancha. Y eso no es falta de profesionalismo, es condición humana.

3. En Monterrey ruegan porque la temporada ya se acabe. Al día de hoy, no se ve qué se modificó con la creación de una dirección deportiva y una de inteligencia. Los resultados son igual de malos que antes.

4. Un equipo que pretende salvarse del descenso no puede cometer errores tan garrafales como los que cometió Atlante ante Pumas. El futbol da muy pocos chances, y los Potros, ingratos, se han cansado de dejar ir una y cien más.

5. ¿La Liga MX es de primer mundo como nos la quieren vender sus directivos y jilgueros? La imagen de los jugadores del Celaya con las cabezas cubiertas con bolsas de papel significa un oso mundial.

ricardo.magallan@milenio.com · twitter@rmagallan77