De oficio reportero

De oficio reportero

LO  BUENO

1. La de León es la historia romántica que cualquier equipo de futbol en el mundo quisiera vivir. Hace año y medio apenas, el club esmeralda conseguía su ascenso y hoy, haciendo mucho con muy poco, es digno campeón.

2. La recompensa debe ser toda para la afición de León. No fue fácil aguantar 10 años en el ascenso, donde fueron engañados, poco respetados. Este tipo de triunfos, con estos antecedentes, son los que mejor se disfrutan. Se lo merecen.

3. Podrán o no gustar las formas, pero es una realidad que Grupo Pachuca se reedita como una empresa de éxito. La familia Martínez revivió y ha llevado a las alturas a una de las franquicias de mayor tradición en nuestro futbol.

4. Gustavo Matosas hoy puede presumir que destaca en el espectro nacional. Ser entrenador de una franquicia tan local, y acaparar los reflectores a pesar de esto, es un mérito del que pocos pueden jactarse. El uruguayo es de esos.

5. Mauro Boselli llegó a León rodeado de un halo de dudas. Seis meses después, el argentino se confirma como uno de esos extranjeros de los que deben arribar por carretadas a nuestra Liga.

LO MALO

1. El jalón de orejas de la FMF a Miguel Herrera debe ser obligatorio. Cegado por la impotencia, por la frustración, el Piojo se olvidó de la envestidura que debe respetar el técnico nacional. Debe ofrecer disculpas.

2. Narciso Mina se va del América con el papel del gran villano cuando a su llegada se pensó que era el suplente natural de Christian Benítez. El ecuatoriano, seguramente, irá a un equipo chico, a algo más de su altura.

3. Francisco Rodríguez quiso volver a ponerse en el ojo del huracán. En los últimos meses, el Maza había capoteado las críticas en su contra, pero anoche con su pésima actitud, le cayeron todas y de sopetón.

4. Roberto García Orozco está a años luz de ser el mejor silbante de México. Y ya es ningún joven, oportunidades ha tenido y nunca ha terminado de cuajar. Es un hecho que ni el gafete FIFA le da jerarquía a este árbitro.

5. El americanismo abandonó ayer a su equipo, confirmándose como una afición de sofá. No se cumplió ni el minuto 70 y muchos salieron del Estadio Azteca, olvidándose del gran año y medio que estas Águilas les habían regalado.

 

ricardo.magallan@milenio.com · twitter@rmagallan77