De oficio reportero

Llorarán por Ricardo Peláez


El verdadero problema del América no fue encontrarle sustituto a Miguel Herrera en el banquillo, sino será encontrar al hombre indicado para cubrir el inmenso hueco que dejará Ricardo Peláez en la presidencia del club.

La baraja de técnicos disponibles y con condiciones para dirigir al América era más que amplia. Podían irse al mercado sudamericano –como sucedió al final de cuentas-, el europeo y hasta podía sorprender con un timonel del espectro nacional. Ahí, el asunto se resolvió rápido y de manera correcta: Antonio Mohamed reúne los requisitos para sentarse en el banquillo de los de Coapa y cumplir.

Pero es a la hora de voltear a ver hombres, de revisar perfiles de candidatos de pantalón largo para suplir a Ricardo Peláez, donde la decisión se le pone color de hormiga a Emilio Azcárraga Jean, propietario del equipo, y Yon de Luisa, presidente de futbol de Grupo Televisa.

Y es que Peláez es un hombre clave en el renacimiento del americanismo, factor fundamental para que el equipo de Coapa regresara a los primeros planos, recuperara personalidad y, de una vez, el respeto extraviado en pasadas administraciones.

Ricardo es un cerebro eficaz. La nueva generación de directivos está perfectamente representada por Peláez, quien lejano a los arcaicos vicios de nuestro dirigentes, logró muchísimo en muy poco tiempo.

Peláez, profesional como es, se ha comprometido a dejar al América armado, trabajando, antes de partir a su aventura en selección nacional. Y, seguramente, lo hará en el más alto de los estándares de calidad, dándole continuidad a este proyecto de que América siga en lo más alto en todos los aspectos.

Los ganones serán el Tri y la FMF. Se llevan a sus filas a un excelso directivo, uno que tanto les hacía falta, que tanto buscaron, y que por fin encontraron.

Pero pobre América. Extrañarán mucho a Ricardo. Suplirlo, no será fácil.

ricardo.magallan@milenio.com

twitter@rmagallan77