De oficio reportero

Las carcajadas de Justino

Cortos de memoria como somos, bastó un triunfo apabullante ante Nueva Zelanda para que la calma se apoderara del entorno de la selección nacional y la FMF y se olvidara que, precisamente, las malas decisiones son las que llevaron al Tri a disputar esta instancia.

El miércoles pasado, Justino Compeán gritaba, se reía a carcajada suelta, se dejaba besar por Decio de María en el palco de honor de la FMF en el estadio Azteca. Unos, consideraron esto como una muestra de júbilo más por parte de un apasionado aficionado. Otros lo vimos como un escupitajo a la cara, una estampa aberrante e insultante, bandera del descaro.

Es verdad, la responsabilidad total del gran fracaso que se ha significado el proceso rumbo a Brasil 2014 no es toda don Justino. Pero culpable es. En medida igual a José Manuel de la Torre, jugadores, Héctor González Iñárritu y otros.

Fue Justino el que defendió la estancia del Chepo en el timón nacional y la estiró a reventar, aunque los resultados gritaban que ya no. Fue este mismo señor quien decidió darle una segunda oportunidad de De la Torre tras el fracaso en Copa Confederaciones. Y fue también Compeán quien en plena presentación de Víctor Manuel Vucetich como técnico del Tri salió corriendo y quien también le prometió su continuidad al Vuce tras la derrota en Costa Rica para, horas después, anunciar a Miguel Herrera como su sucesor.

¿La goleada ante Nueva Zelanda y el inminente pase al Mundial del Tri, salvarán a Compeán? La palabra será de los propietarios de los 18 equipos de la Primera División. El próximo dos de diciembre se reunirán y podría haber noticias sobre el futuro de Justino.

Por lo pronto, la corriente más fuerte está impulsando a Yon de Luisa como sucesor de Compeán. Yon, más allá de estar casado con la imagen de Televisa, es un muy buen directivo, de la nueva generación que está desplazando a los dinosaurios con todo y sus vicios.

Además, Yon ha logrado crear puentes y relaciones muy importantes tanto en Concacaf como en la propia FIFA. Es un tipo comprometido, serio y al que habría que poner a prueba en lo que a hacer dinero se refiere, que ese era el gran y único mérito de Compeán.

Ya veremos que sucede. Pero somos tan de memoria corta que no dudo ni tantito que el próximo dos de diciembre veamos a Justino Compeán carcajeándose igual que lo hizo en su palco del estadio Azteca el pasado martes.

ricardo.magallan@milenio.com