De oficio reportero

De oficio reportero

LO BUENO

1. ¿Que ya no hay diferencias marcadas en la Liga mexicana? ¿Que la cartera no juega? ¡¡Pufff!! A callar y disfrutar de los Tigres. Dan miedo.

2. La apertura ha hecho valientes a aquellos que, ante las circunstancias, no les quedaba más que ser enanos. Bien Lobos, muy bien, por no aceptar migajas de Televisa.

3. La imperativa necesidad de los aficionados de Cruz Azul en tener un héroe sin capa al cual recargarle la responsabilidad de la esperanza renovada ya tomó nombre y apellido: Édgar Méndez. Suerte.

4. A nadie alegran las derrotas. Pero hay algunas necesarias. Hay que desnudar al impostor. Exhibir a quien no cumple su trabajo y engaña con la verborrea como su mejor arma. Gracias, Jamaica.

5. Osorio va a seguir hasta el Mundial, no hay duda. Pero este fracaso algo moverá, algo cambiará. No pasará por alto. No para los dueños del balón.

LO MALO

1. El discurso de los éxitos pasados en América es muy endeble y corto para que Miguel Herrera se escude en él. Debe dar resultados, ya.

2. Parece que en León será otra vez una temporada de andar sosteniendo el trabajo de Torrente con hilo, más por paciencia que por resultados. Ojalá me equivoque.

3. La tarea para Rafa García está brava: no solo es sacar al Puebla del hoyo, también desprenderse de la sombra de su suegro. Lo está matando su relación con La Volpe.

4. Y sí, Juan Carlos Osorio está haciendo historia: las peores vergüenzas del Tri en últimas décadas son de su mano. Agradezcamos.

5. Y los defensores del Encanta Bobos, ¿ahora con qué lo defenderán? ¿Seguirán vendiendo la charlatanería como ciencia? ¿Seguiremos vistiendo al incapaz como revolucionario?


ricardo.magallan@milenio.com

twitter@rmagallan77