De oficio reportero

De oficio reportero

LO BUENO

1. Ubicado en el bajo perfil, ahí donde tan cómodo se siente, lejos de los reflectores, del glamour, de las plantillas millonarias, Nacho Ambriz se ríe de los grandes y alcanza, por fin, su graduación como técnico.

2. A Toluca le hacen falta los ídolos de aquél que marcó época de la mano de José Cardozo en el ataque, pero hoy los resultados del de Hernán Cristante lo hacen aspirante al título. “Equipo de hombres, no de nombres”.

3.Nico Castillo es lo mejor que le ha pasado a Pumas después del bicampeonato. ¿Exageración? No, real. El atacante es la única historia brillante que contar de los auriazules en los últimos años.

4. Pedro Caixinha cumple con uno de los requisitos para dirigir a uno de los “grandes” de nuestro futbol: es protagonista, da de qué hablar, reta… pone a su equipo, aunque sea una burla, en boca de todos.

5. ¿Andan buscando a quién cargarle la etiqueta de “figura” del Tri en Rusia y no le hallan? Tranquilos, ya no se rompan el coco: Hirving Lozano. CRACK.

LO MALO

1. Pedir una oportunidad para que Diego Lainez se cuele a la lista mundialista solo habla de la inmadurez que nos invade como afición, y lo peor, de la desesperación que reina ante lo inminente: el fracaso en Rusia.

2. Y es que no es que Lainez sea un mal futbolista, pero hay que entender de tiempos, de formaciones para saber que la joya americanista está verde y que, elevarlo a esas alturas, podría resultar hasta contraproducente.

3. Lobos BUAP se dejó morir, literal. No solo fueron los malos resultados en cancha, sino un desgano general que impregnó a directiva, cuerpo técnico y jugadores que llevó todo al traste. Se hicieron el harakiri.

4. Chivas es el reflejo de que en Liga Mx no se premia al mejor equipo, sino al que mejor momento pasa. Hace un año, Almeyda era Dios; hoy, ya le tienen listas las maletas. Nuestro futbol, fábrica de glorias de gelatina.

5. Nada más deprimente que la campaña de presumir logros de Ares de Parga en épocas de asamblea. Ni el más chingón de los edificios o de las canchas se compara con un título. Y ahí, don Rodrigo no tiene qué presumir.

ricardo.magallan@milenio.com

twitter@rmagallan77