De oficio reportero

La cantera oxidada

Los que le han seguido los pasos dicen que Albert Benaiges es uno de esos hombres con ojo clínico para ubicar jóvenes talentos, artesano de cracks. Le dan autoría de obras tan ilustres como Andrés Iniesta o Xavi.

Y es en este mexicano, de padres catalanes, criados de gallinas y vecino de la colonia Coyoacán en su infancia, en el que Chivas refresca su proyecto de fuerzas básicas. Asunto complicado.

¿Hace cuántos años que no se habla de una joven figura surgida de las bases rojiblancas? Uno de esos que la rompan, que se hable de él en los medios, que las tribunas se le entreguen. ¿Chicharito tal vez? Qué más da. Tiene mucho, pero mucho tiempo en que uno de esa especie tocada por Dios salga a la luz.

La cantera de Chivas está oxidada. Y también la de Cruz Azul, Pumas, América, Atlas y un montón de equipos más. Pasan los años y nos estrellamos una y otra vez contra el mismo muro de la decepción, vomitamos dramáticos lamentos cuando la suerte en el Mundial no cambia y el Tri regresa a casa con el mismo resultado de siempre.

Si Benaiges es el primer paso para recuperar algo del terreno perdido en la última década en lo que a producción de figuras se refiere, que vengan 30 más como él. De dónde sea. Españoles, palestinos, galos, tepiteños, veracruzanos. Qué importa. Pero urgen artesanos, iluminados en la formación de futbolistas de antología.

No hay tiempo para soñar con los Xavi o Iniesta mexicanos. Pero sí de tomar las rocas que hay ahorita en las básicas y darles formita, esculpirlas y recordarles que, aunque no lo crean, hubo un pasado dorado, donde salían magníficos futbolistas a borbotones de la cantera. Que eso deje de ser suspiro y se convierta en un presente es lo que se requiere.

Chivas ya dio un primer paso: Albert Benaiges. Ahora que lo den Cruz Azul, Pumas y todos los demás. Urge. Nuestros jóvenes se están haciendo viejos. Y el futbol mexicano lo está resintiendo.

ricardo.magallan@milenio.com

twitter@rmagallan77