Recomendación del experto

Nutrición y ejercicio

El avance de la investigación científica nos permite detectar, cómo prácticamente toda nuestra biología está orientada a satisfacer las necesidades energéticas del tejido muscular.

Una práctica deportiva de alto rendimiento conlleva no solo un aumento en la ingesta diaria de energía (calorías), sino la necesidad de asegurarse que el alimento aporte los nutrimentos necesarios para un buen rendimiento físico y mental.

La alimentación antes, durante y después de una práctica deportiva es de suma importancia para el rendimiento y para restablecer los almacenes de energía que son utilizados durante el ejercicio.

Los carbohidratos juegan un papel fundamental en el aporte energético y complejos como el pan, las pastas y el arroz, aportan glucosa (energía) de mayor duración, en comparación con los carbohidratos simples como la miel, la cajeta y el azúcar.

Antes de una práctica deportiva intensa es recomendable incluir ambas fuentes de carbohidratos: un pan con miel de abeja, por ejemplo, es una excelente opción.

Durante la práctica deportiva, la glucosa es indispensable para abastecer de energía al músculo, evitar el desgaste prematuro del glucógeno hepático y muscular y evitar la fatiga antes de terminar la competencia.

Es por eso que el mercado ofrece pequeñas cargas de glucosa (generalmente en gel) para que el organismo tenga ese aporte extra, una vez que la glucosa del desayuno se agotó.

Después del ejercicio, no debe faltar una buena fuente de carbohidratos, de preferencia complejos como tortilla, pan, pasta o arroz, de manera que podamos reabastecer la glucosa en la sangre de manera inmediata y "rellenar" los depósitos de glucógeno para no sentir fatiga extrema durante el resto del día y el siguiente.

Un factor muy importante para un buen rendimiento es la hidratación, el aporte de líquidos un día antes, durante y después de la práctica deportiva intensa resulta fundamental para evitar un desgaste excesivo, ampollas y calambres.

Para ejercicios de corta duración (máximo una hora), el agua es la mejor opción, pero en ejercicios de más de una hora, es recomendable el uso de bebidas deportivas durante y después del mismo.

En esta segunda opción, es importante hacer énfasis en el aporte de potasio, por lo que un plátano o un jugo de jitomate terminando la actividad son de gran ayuda para el músculo.

Gran parte de los resultados están en lo que comemos.

LIC. VALERIA RUBIO MÁRQUEZ
Nutrióloga,
@valeriarubiomar