Los apuntes del Cora

Mucho ruido… y no pasó nada

Sábado de Clásico Regio se vivió en el Tecnológico, un derbi que no pintaba para ser uno de esos inolvidables y de antología. El encuentro 102 entre Tigres y Rayados resultó ser un reflejo del momento futbolístico que están atravesando los dos equipos de la ciudad; un futbol sin contundencia, por tanto, sin goles, sin claridad, muchas ganas pero poca imaginación a la hora de ofender y ambas escuadras preocupándose más de cuidar el cero que buscar anotar.

Y es que Tigres pareció ser superior porque Monterrey prefirió conservar el cero y aparte no tenía las armas para quitarle el balón a los felinos, pero el ser superior se ve reflejado en el marcador, no en la posesión del balón, y tampoco por dos llegadas que bien pudieron ser gol.

Hablando tácticamente, Tigres sigue siendo un acertijo, pero lo que es un hecho es que ese futbol monopolizante del balón le sirvió para mantener su marco imbatido, pero el problema sigue siendo que sólo llevan dos puntos y sólo dos goles, ¿eso qué nos dice?, que la inoperancia ofensiva va a ser la piedra en el camino.

Mientras que Rayados, nada espectacular, ahí está sobreviviendo en el torneo, con un futbol un tanto simple y muy temeroso, está sacando puntos y a la larga esto es lo que dará la calificación, pero ojo, jugando así no se puede pensar en ser campeón.

Este Clásico, a mi forma de ver, está perdiendo ese misticismo y esa pasión que tanto entrenadores como jugadores no parecen plasmar en el terreno de juego, porque un Clásico tal vez sí es estadísticamente un partido más de 3 puntos en juego, pero en el campo, en los vestidores, debe ser un partido de orgullo, de un odio deportivo, de hacer sentir a su afición orgullosa de su equipo, que aunque haya perdido se vaya del estadio sabiendo que entregaron todo, que dieron todo para vencer al rival, y que en la próxima ocasión el resultado podría ser diferente.

Ahora parece que sólo se juega un partido más, se entiende que está en juego el puesto de los técnicos y el perder el Clásico es siempre mal visto en las directivas, afición, prensa.

Por lo tanto, es mejor no perder a perder la chamba, ¿cierto?  

raul.isiordia@multimedios.com