Los apuntes del Cora

Sin progreso y sin Liguilla

Otro fin de semana gris para los equipos locales. No sé cuál decir que está en peor crisis o quién está jugando peor. La tabla nos dice que Monterrey está mejor que Tigres, pero en el accionar los dos están muy por debajo de las expectativas, y todos sabemos de la calidad de jugadores que se tiene en las dos instituciones, pero debe existir una especie de problemática en entrenamientos, en entendimiento táctico, en la comodidad de dirección o poca motivación.

No lo sabemos, pero la existencia de un problema es evidente. Culpables: siempre va a ser fácil culpar primero al técnico, pero la verdad es que no puede ser culpa del Tuca o del Profe Cruz; un mal golpeo o un error de técnica en la defensa, una mala salida del portero o una definición para gol deficiente.

Uno pone lo que cree es lo mejor en la cancha y el resto depende del jugador y su capacidad. Los elementos de las dos escuadras de la ciudad no se pueden salvar de las terribles actuaciones.

Por ejemplo, el viernes comenzando la jornada Rayados cayó ante Tijuana por sus propios errores y la limitada capacidad ofensiva a la hora de definir; si Monterrey hubiera marcado lo que generó se hubiera traído hasta en cierta forma, fácil la victoria, pero dejó vivir a su rival y los errores defensivos les costaron los tres puntos. Y los felinos universitarios parece que no quieren ganar o no les gusta; un primer tiempo donde Tuca mandó al once inicial una línea de cinco al fondo, con tres centrales y dos laterales volantes, lo cual sorprendió, pues al ataque salió con Alan Pulido y Emanuel Herrera, dándole resultado, hasta se adelantaron en el marcador, pero apareció la misma maldición que con Rayados… la falta de contundencia. De la misma forma que sus vecinos, estos Tigres no supieron dar la estocada a los laguneros que, con mucho carácter y jugando a lo que saben, consiguieron un digno y justo empate.

Tigres y Rayados ven cómo se les escapa lentamente la Liguilla. Si bien, claro que falta muchísimo por jugar, estas pequeñas mejoras que tal vez mostraron no son para aspirar a algo grande, ni tampoco es un progreso, los jugadores y cuerpo técnico de ambas escuadras necesitan goles, puntos y ganar, si no vayan diciéndole arrivederci a la Liguilla mucho antes.

Hasta la próxima.  

raul.isiordia@multimedios.com