Los apuntes del Cora

La misma película de siempre

Bueno, en la etapa final del torneo es donde todos los números, resultados, goles, etc., quedaron atrás y ya no importan más en la Liguilla; el cómo terminaste la etapa regular del campeonato nos da un parámetro de cómo se podrían presentar los encuentros de Cuartos de Final.

En los partidos de Ida pudimos ver juegos de mucha emoción y, sobre todo, de goles, que es lo que cuenta en este tipo de duelos, dándole un plus de emoción al sistema de competencia tan injusto y mediocre que hemos comentado anteriormente. Éste es nuestro futbol, es nuestro nivel, cultura y lo que a directivos, pero sobre todo a la afición, le gusta más.

Y en estos encuentros tenemos al uno y al ocho enfrentándose, claro que hablamos de América y Tigres, respectivamente, donde puedo decir que fue un tanto normal el resultado de 2-2, ya que los dirigidos por Miguel Herrera venían de jugar el partido de repesca ante Nueva Zelanda y su estado físico podría no estar al 100%, pero por otro lado el anímico estaba completamente lleno.

En el partido podemos decir que el primer tiempo fue dominado por los felinos y aun así se vieron abajo en el marcador, por un error de marcaje de tiro de esquina, pero lo que enseñaron en los primeros 45 minutos fue casi perfecto.

Lástima que tiraron a la basura la ventaja del 2-1 y todo lo bueno no les sirvió de nada si volvieron a ser los Tigres de toda la temporada.

Fue la misma historia de jornada tras jornada, era venir de atrás para empatar, o era ser alcanzados después de una cómoda ventaja jugando bien.

Esta falta de concentración y de ceder la iniciativa a los contrarios es el mal de este equipo como hemos estado diciendo, de esta forma no le podemos ver muchas esperanzas a este conjunto.

Ahora en el Azteca necesitan más de la primera parte porque de otra manera no podríamos ilusionarnos de que le puedan ganar a un equipo bien embalado, motivado, que se conoce, sabe a lo que juega, conoce su sistema a la perfección y más que en su casa son muy fuertes.

Tigres sólo tiene una opción: ganar o nos vemos en el 2014.

Hasta la próxima.