Los apuntes del Cora

Llegaron, perdieron y se fueron

Tengo que hablar de la actuación efímera del sábado de los Rayados del Monterrey, representando a México y a la zona de Concacaf en el Mundial de Clubes en Marruecos.

Este torneo es el más importante y al que más puede aspirar a jugar un club mexicano, simplemente por poder medirte ante el campeón de Sudamérica y, por supuesto, al campeón de Europa con todo su plantel, y disputándolo en verdad en serio le da cierto prestigio.

Los equipos mexicanos, y más específicamente los Rayados del Monterrey, no han podido destacar en este torneo; me queda claro que saben la magnitud y la importancia, pero no han mostrado capacidad para superar equipos en teoría inferiores.

Pero para mí no es sorpresa esta pronta eliminación, el Monterrey no jugó bien durante todo el torneo mexicano y en 10 días no se podía esperar un cambio drástico. En cuanto al encuentro en sí, los regios sí fueron superiores a la escuadra local, que lo único que hizo fue aprovechar los errores rayados, que realmente fueron eliminados no por el Casablanca, sino por ellos mismos.

En los 90 minutos, los dirigidos por El Profe José Guadalupe Cruz mostraron ser mejores técnicamente, pero esa ilusión de poder ofensivo y superioridad no ocultaba que este equipo no tiene pies ni cabeza, no se puede perder de la forma que se perdió; el primer gol Orozco se equivocó flagrantemente, sin nadie más a quién culpar que a sí mismo, un balón franco y para un portero del nivel de Jonathan se le tiene que reprochar.

El segundo error a mí me parece más falla de marcación que una mala salida de Orozco, pero a fin de cuentas, daños propios.

En la ofensiva llegan con muchas ganas pero sin una estructura de juego bien diseñado, llegadas más por las limitantes del rival que por buenas jugadas, que a pesar de eso no pudieron terminar en gol; los cambios sólo fueron para refrescar a la posición pero sin efectos.

Un semestre para el olvido, hay mucho que analizar y mucho trabajo por delante.

No sabemos cuántos años pasen para que regresen a esta competencia, parece que la época dorada que vivió el Monterrey está diciendo adiós, se aproxima una etapa nueva de cambios y posiblemente con muy pocos éxitos, ojalá no sea así, pero he visto que eso les pasa hasta a los más grandes clubes.

Hasta la próxima.