Contragolpe

Sin duda, Vucetich el mejor de México

Como no tiene promotor ni pseudoperiodistas a su servicio, no se le reconocen en su justa dimensión los logros del Víctor Manuel Vucetich en el futbol mexicano. Por sus números es el mejor sin lugar a dudas. Consiguió dos ascensos: 1988-89 con Potros-Neza y 1989-90 con León; tres copas: 1995-96 con Tigres, 1996-97 con Cruz Azul y 2016 con el Querétaro y seis campeonatos de liga: 1991-92 con León, 1993-94 con Tecos, Apertura 2003 con Pachuca; Apertura 2009, Interliga 2010 y Apertura 2010 con Monterrey; tres campeonatos internacionales: la CONCACAF con Monterrey en 2010-11, 2011-12 y 2012-13. Ha sido designado como el mejor técnico en cuatro ocasiones por la FMF y en tres oportunidades por CONCACAF. Pues todos esos argumentos no han sido suficientes para que se reconozca su trayectoria, por el contrario, ha sido denostado y etiquetado como "defensivo y poco espectacular". De hecho, antes del encuentro de Copa contra el Guadalajara durante la semana ya lo habían ubicado en el paredón, y por el contrario, al técnico rival lo habían puesto en el altar de los consagrados. Bendita cancha que no se equivoca y pone a cada quien en su lugar. Vucetich, con un equipo bastante limitado, ofreció un cátedra técnica-estratégica y ganó la partida de todas, todas, incluso cuando se quedó con diez jugadores. El muerto resucitó y alzó la copa. Pero lo más curioso, a pesar de ser el ganador, su nombre lo ubicaron en segundo plano. Hablaron más del perdedor que del ganador. Sospechoso ¿no? Quienes conocemos a Víctor sabemos de qué está hecho y poco o nada le importan los sesudos análisis de las vacas sagradas del comentario deportivo nacional. Lo anterior me recuerda que Vucetich, aún perdiendo, es un ganador. Como aquella ocasión que vivió con los Tigres. Sufrió su primer gran fracaso descendiendo con el equipo, sin embargo, ganó el torneo de Copa y calificó a la Liguilla aún cuando los felinos ya habían descendido. Esa final se la ganó al Atlas y me acuerdo que un día antes del partido platiqué con él. Le comenté que los rojinegros tenían organizada una fiesta monumental para festejar el campeonato. Víctor sonrió y me dijo: "qué van a festejar, si van a perder". Efectivamente, Tigres ganó con gol de Arnulfo Tinoco y se acreditó el título de Copa ante la decepción de los aficionados locales.

delacruzraul@hotmail.com