Contragolpe

Contra viento y marea

Este sueño se inició en el año de 1970 cuando Ezequiel Estrada manejaba el equipo Venados en la Tercera División profesional. Estudiaba la secundaria en el barrio de Analco y seguido íbamos a los entrenamientos del equipo universitario. En alguna ocasión alguien me dijo con añoranza “¿Cuándo jugarán en Primera División?”. Es un camino largo porque tienen que ascender por divisiones, contesté. Recuerdo aquella final en el añorado estadio olímpico contra la Autónoma de Nuevo León. Todas las expectativas estaban con los Leones puesto que había sido el líder general del torneo. Sin embargo, no se pudo ascender, Tigres nos ganó con global de 2-3. No obstante, la Universidad compró la franquicia del Torreón y así nacieron los Leones Negros en la temporada 74-75 siendo la sensación del campeonato. La historia de su concurso en el máximo circuito es conocida. Desaparece el 2 de abril de 1994 y vuelve a la división de ascenso en mayo del 2009. De nueva cuenta mediante la compra de una franquicia. Desde entonces, el arquitecto Enrique Zambrano Villa me invitó a ser parte de la administración. Viví de cerca todo el proceso hasta la culminación del pasado 10 de mayo. Cuando el Gansito anotó el penalti definitivo me vinieron a la mente todos esos recuerdos y anhelos. Esos partidos llenos de angustia en las gradas, en los vestidores, los viajes de visitante. Por desgracia ese amigo que me preguntó que cuando serían de Primera División ya falleció. Lo recordé y lloré al tocar el trofeo de campeones. No es igual, ascender deportivamente que por otra vía. No tiene comparación. Hay imágenes imborrables, palabras inexplicables que salen del fondo del corazón. Momentos de profunda meditación por el incierto futuro. Ya estamos en Primera División. ¿Qué sigue? Por lo pronto mis agradecimientos. Le doy las gracias a todas y cada una de las personas que se han molestado en las inmerecidas felicitaciones hacia mi persona. Aunque parezca chocante, el mérito es de los jugadores, cuerpo técnico y directivos; de las autoridades de la Universidad que confiaron en el proyecto, los presidentes por la gran responsabilidad a cuestas tanto al Arq. Zambrano como Alberto Castellanos; Gustavo Camarena el director administrativo, Roberto Montero quien se lleva una friega tremenda con los jugadores. Ellos son los de mérito, pero sobre todo, felicidades a la afición. Sólo siento pena por lo fóbicos, por los frustrados que utilizan la mentira y la calumnia para denostar. Para ellos mi agradecimiento. Como dijera Fidel, la historia los condenará. Tenemos derecho al festejo, ya somos de Primera División aunque les duela.

 

delacruzraul@hotmail.com