Contragolpe

Un asesino con historia deportiva:

Era una tibia mañana de junio de 1994 en Chicago. Estaba en la habitación del Congress Hotel en víspera del Opening del Mundial de Estados Unidos. Encendí la televisión para ver las noticias y me encontré con unas tomas desde un helicóptero siguiendo la trayectoria de una camioneta blanca. Me di cuenta que se trataba de la huida de O.J. Simpson, legendario exjugador de americano que presuntamente había asesinado a su esposa Nicole Brown y su amigo Ronald Goldman. Lo anterior viene a cuento por la serie de ESPN “O.J. Made In América” que fue premiada como mejor documentalen los Oscares 2017. Un extraordinario trabajo del productor Ezdras Edelma. Me cautivó la producción y edición periodística ya que nada de lo proyectado es actuado. Sólo utiliza videos originales. Si fueron más de cinco horas de proyección seguramente fueron horas y horas de edición. El documental narra la historia deportiva de O.J. Simpson. Un negro que vivía y se desarrollaba como blanco. O.J. en diversas ocasiones en el clímax de su carrera deportiva fue requerido para apoyar la causa de los derechos civiles. Siempre se negó. Sin embargo, a raíz de su juicio por los asesinato de su esposa, una blanca (Nicole Brown y Ronald Goldman) el prestigiado grupo de abogados encabezados por Robert Shapiro y el activista Johnnie Cochran sustentó su defensa en favor de los derechos de los negros que históricamente habían sido reprimidos por la policía de Los Ángeles. La estrategia funcionó a pesar de la gran cantidad de evidencias en contra. Simpson fue ex culpado por un jurado de mayoría negra. La determinación se convirtió en una lucha racial. Los negros lo vitorearon y blancos, con quienes convivía, lo repudiaron. Las familias de los asesinados promovieron juicio civil que ganaron. O.J. era culpable de los asesinatos. No fue a la cárcel pero lo condenaron a pagar 33 MD. Nunca los pagó. Mediante recursos legaloides huyó por diversas partes. Lo perdió todo y terminó vendiendo autógrafos en las calles. Fue detenido cuando se fraguaba una venta de sus artículos personales. Amagó, amenazó, secuestró y se llevó sus objetos. Fue detenido y acusado por diversos cargos. Lo condenaron a 33 años de prisión. Los blancos se cobraron la afrenta. Bastante recomendable el documental por la riqueza de los testimonios. La mayoría del jurado aceptó que se equivocó, incluso, Simpson confesó a su representante que había asesinado a Nicole y Ronald.

delacruzraul@hotmail.com