Contragolpe

La nueva era de los Juegos Olímpicos

Para México, los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro inauguran un nuevo esquema de observación. Con la marginación de la televisión abierta, las comerciales, los niveles de audiencia disminuirán considerablemente. Los embates del tiempo y las nuevas relaciones sociales de producción poco a poco rebasan aquella frase romana de que “Panem et circenses, literalmente pan y circo” para el pueblo. Los Olímpicos desde su nacimiento se habían convertido en el monumental circo que por un lapso de tiempo mantenía enajenada a las masas; con la llegada de las transmisiones televisivas se incrementó la mediatización pero en la actualidad las condiciones son distintas. Los grandes consorcios de la “caja idiota” no están presentes, por consecuencia las clases marginadas tendrán acceso limitado o nulo a Río de Janeiro. Es decir, para ver los juegos es necesario contar con un contrato de TV de paga. Según el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) en el estado de Jalisco sólo el 51 por ciento de la población consume televisión restringida de los cuales la gran mayoría pertenecen a la ciudad de Guadalajara. Como se podrá notar los alcances de las trasmisiones olímpicas se verán afectadas en la baja de la audiencia. Ahora bien, para estos juegos la novedad será la transmisión vía internet a través de la empresa Claro Sports. Sobre el particular el INEGI también informa que los niveles de consumo están muy por debajo de las grandes audiencias. En Jalisco de 1,801,306 de hogares consultados se descubrió que sólo 487,015 tienen disponibilidad de Internet; 1,300,768 de hogares no tienen conexión y 13,523 hogares no especificaron. En 2014 de la población de seis años o más del estado 51.9 por ciento se declaró usuaria de Internet. El 53.3 por ciento de los jaliscienses de seis o más años usaban computadora. En 2014 el 42.4 por ciento de los hogares del estado de Jalisco cuentan con una conexión a Internet. El 63.2 por ciento de los hogares cuentan con un servicio de telefonía independientemente de su modalidad. El 36.3 por ciento de los hogares jaliscienses tiene acceso a la televisión digital. O sea que el circo llegará a un reducido número de la población y del Pan, pues con los incesantes incrementos de la gasolina y el azúcar, sin lugar a dudas, que los precios de la canasta básica han sufrido aumentos sin precedentes. No es un asunto menor, sin pan y circo la sociedad marginal tendrá más tiempo para pensar. Y de los Juegos, será un descanso no ver los sesudos comentarios de los dinosaurios de la televisión.

delacruzraul@hotmail.com