Contragolpe

Un novato siguiente rival del Globo

En atención a una serie de peticiones por la vía electrónica atenderé un comentario sobre el próximo rival del Canelo Álvarez para el 17 de septiembre en Dallas, Texas. Se llama Liam Smith originario de Liverpool Inglaterra y tiene otros hermanos que también son boxeadores: Callum, Paul y Stephen, por cierto me dicen es el más malo de todos. Sin embargo, habría que darle el beneficio de la duda puesto que se trata de un campeón mundial invicto por la Organización Mundial de Boxeo en la categoría de los Superwelter de la Organización Mundial de Boxeo. La pelea está pactada en esa división y por lo tanto, no habrá mayor problema para que ambos lleguen en el peso exacto. Empero Liam no tiene ni experiencia ni velocidad y al Canelo se le gana velocidad. Liam Smith, debutó en octubre de 2008 y no ha perdido una pelea desde entonces. Actualmente tiene marca profesional de 23 victorias, 13 de ellas por la vía del cloroformo, y un empate, el cual data desde 2010. Desde diciembre de 2013, Beefy Smith ha mostrado notable mejoría. Desde entonces tiene una racha de ocho victorias en fila que le valió la conquista del cetro superwelter de la OMB que dejó vacante el invicto estadounidense Demetrius Boo Boo Andrade. Triunfó sobre John Thompson, a quien noqueó en siete episodios. Luego, en su primera defensa, noqueó a Kilrain Kelly también en siete rounds y finalmente, en su más reciente salida al ring, detuvo en dos asaltos a Pedrag Radosevic, ninguno con el nivel de los rivales que ha enfrentado El Globo en su carrera. Además, habría que puntualizar que todas sus peleas las ha realizado en Gran Bretaña. Será la primera ocasión que peleará en Estados Unidos. De acuerdo con el ranking de la prestigiada revista Ko Boxeo Mundial, Smith es el quinto mejor superwelter del mundo, por detrás de peleadores como Erislandy Lara, Jermall Charlo, Jermell Charlo y por encima de Julián Williams, Miguel Cotto, Austin Trout y Vanes Martirosyan. Razón por la cual la pelea no se llevará a cabo en Las Vegas puesto que no llamó la atención a las grandes empresas patrocinadoras ni al “pago por evento”. Por eso le vendieron la función a Jerry Jones,  dueño de los Vaqueros de Dallas, en cinco millones de dólares con derechos en los esquilmos pero con boletos baratos, la idea es llenar el inmueble para que haya consumo de comida, suvenir, cerveza, etc. 

delacruzraul@hotmail.com