Contragolpe

Lo que menos importa es el juego bonito

Al margen del aspecto deportivo, el mundial de futbol Brasil 2014 me ha confirmado la identidad y el sentido de pertenencia de los mexicanos con los valores y los personajes nacionales. No me ha extrañado la presencia en las tribunas de aficionados con atuendos creativos, llenos de folklor y colorido. Lo mismo se nota la presencia de “Frida Kahlo” como el Chapulín Colorado, el Chavo del Ocho y hasta charro bragado con todo y caballo. Aunque el “Cielito lindo” ha sido usado mercadológicamente, tiene impacto porque se trata de una melodía que le llega hasta las profundidades del alma al mexicano. Toda esa serie de símbolos y representaciones denotan una invariable presencia de nuestro sentido nacionalista, que se evidencia en grado superlativo cuando juega la selección nacional. Por supuesto que no falta la bebida nacional, la alegría y el entusiasmo que se desborda antes, durante y después del partido. Todo ese tipo de manifestaciones, creo, han puesto en evidencia diversos postulados consagrados en la obra de Samuel Ramos, “El perfil del hombre, y su cultura”. ¿Juego Bonito?- Ahora que la selección de Brasil pasó a cuartos de final leí diversas críticas porque dejó a un lado el juego bonito. Sostengo que en un mundial lo que menos interesa es el espectáculo, lo que importa son los resultados. Es cierto, que Brasil nos tenía acostumbrados al estilo soñado y a la eficiencia pero los tiempos han cambiado. En la actualidad lo que se pondera es el aspecto físico por el futbolístico y los brasileños no podían quedarse al margen, máxime si en la banca tiene a dos viejos lobos como Scolari y Parreira. TV idiota. - Brasil 2014 en materia de transmisiones televisivas también nos muestra diversos estilos narrativos entre lo que encontramos de todo desde las cascadas de babosadas hasta análisis serios y fundamentados. Con excepción del trabajo de TDN, tengo la impresión de que tanto Televisa como TV Azteca apostaron por las pendejadas con presuntos narradores. Tanto el Pollo como el Vaca y Martinolli no se cansan de tanta tontería. Son un atentado para el idioma, lo más grave, demuestran una supina ignorancia del futbol. Patrioteros de pacotilla. Tengo la certeza de que ambas empresas no necesitan de recursos tan pobres cuando tienen elementos con mayores fundamentos. Seguramente don Fernando Marcos, Ángel Fernández, Fernando Luengas, desde el cielo estarán trinando de coraje. Por el otro lado, tengo que reconocer el trabajo del personal de TDN, el canal de cable de Televisa.

 

delacruzraul@hotmail.com