Contragolpe

El “Clásico” de la mentira

Este partido ha sido el encuentro de la farsa y la mentira originado con fines mercadológicos puesto que durante la época del esplendor del Guadalajara, década de los cincuentas y sesentas, el América era un equipo mediocre. Es falso que el primer clásico se presentó en 1943, mentira, futbolísticamente ninguno de los dos equipos existía. Los Cremas comienzan asomarse en el horizonte del balompié nacional a cuando el equipo es comprado el 22 de julio de 1959, por Emilio Azcárraga Milmo, hijo de Emilio Azcárraga Vidaurreta, propietario de Telesistema Mexicano, ahora Televisa. “Compramos al América porque nuestra meta es conseguir la sede para México del Mundial de 1970. Si no estamos dentro del futbol no podremos hacerlo. Yo no sé nada de futbol, pero me han dicho que el mejor directivo es Guillermo Cañedo, que el mejor técnico es Ignacio Trelles y que los mejores jugadores son argentinos y brasileños. Sobre esa base voy a construir al América del futuro”, Emilio Azcárraga Vidaurreta, 1959; el día que se anunció que Telesistema Mexicano había comprado el Club América. Es partir de ahí se instrumentan las estrategias para hacer del América el adversario de las Chivas, es decir, el “chico malo de las películas”. Guadalajara entonces era un campeonísimo y habría que hacerle frente. Todo comienza cuando los Cremas contratan a Fernando Marcos, personaje del futbol mexicano, que fue jugador, árbitro, entrenador, periodista, cineasta y narrador televisivo. Con la llegada de Don Fernando Marcos al banquillo, se dio uno de los sucesos que marcaron esta gran rivalidad. Peleando por el título en la temporada 1959, los entonces llamados Millonarios jugaron tres partidos consecutivos en Guadalajara. El primero ante el Oro, al que derrotaron 2-0. Posteriormente enfrentaron al Atlas para vencerlos también 2-0. Finalmente ganaron a las Chivas, con el mismo marcador, terminando con la condición de invicto que ostentaban los rojiblancos. Sin embargo, el antecedente que se registra como el inicio de la rivalidad fue en 1962 estadio Olímpico de Ciudad Universitaria, luego una bronca el defensa Guillermo Tigre Sepúlveda, tras ser expulsado, se quitó la playera rojiblanca y se la mostró a la banca americanista, diciéndole a los jugadores “cremas”: “con esta tienen para sentir miedo”. El propio Tigre me la platicó. No obstante, tales anécdotas son intrascendentes con el objetivo primordial de los dueños de la televisión. Habría que embaucar a la audiencia generando el rival del Campeonísimo. Por supuesto, avalado con un buen desempeño deportivo. Ganaron su primer título en 65-66 y fue hasta los ochentas cuando el América se convierte en un equipo importante. 

delacruzraul@hotmail.com