Contragolpe

¡Fuera políticos del futbol!

Durante la semana realicé un ejercicio en redes sociales que me divirtió mucho. Me puse la camiseta de “capciosas”, así le decíamos a un reportero que usaba por lo general una forma hablar que implicaba cierto engaño o mentira con tal de confundir al interlocutor. Lo que me gané fue una serie de respuestas que me divirtieron bastante. Realicé una serie de posteos, así se dice en Facebook, sobre lo que iba a pasar durante la final entre Tigres y Chivas, incluso durante el partido. Por poco y le atino. Usé la fase “se los dije” y espero este domingo a las 10 de la noche no escribir “se los dije”. ¡No! lo deseo de todo corazón. Nuestro convulsionado país azotado por una maldita crisis económica y por una delincuencia sin freno no precisa de mensajes de corrupción. Requiere, rescatar la credibilidad con actividades tan nobles como el deporte, el futbol como tal. Ya tenemos suficiente con políticos sin escrúpulos que tienen secuestrado el país, de ahí la importancia del resultado independientemente de quien gane. Si ganan los Tigres, que bueno, si ganan las Chivas mejor y no por soslayar a los regiomontanos sino por lo que representa el Guadalajara para la sociedad en general, por eso y más no quiero, no deseo escribir “se los dije”. Mejor echemos de esta actividad tan noble a los nefastos políticos que usan y abusan del futbol para sus mezquinos intereses electorales como Enrique Alfaro y Pedro Kumamoto, por citar dos ejemplos. Ahora resulta que la mayoría de los sinvergüenzas políticos son de filiación rojiblanca. Ahora bien, desde el punto de vista futbolístico no tengo la menor duda que los Tigres cuentan con mayores argumentos para salir del estadio con la copa pero en el futbol, como todo en el deporte, nada está escrito. No obstante un dato que no deja de llamar la atención fue que la Comisión de Árbitros determinó que el silbante para este partido sea Enrique Santander de nefastos recuerdos para la UdeG. Con este impoluto señor los regiomontanos no han ganado ni un solo partido de Liguilla ¡ninguno! Y las Chivas con Santander han avanzado para la siguiente ronda en la presente fase final. ¿Mera coincidencia? Ya lo veremos después del encuentro. Sin embargo, lo más importante es que la final sea una auténtica fiesta en todos los sentidos. Que gane quien tenga que ganar y que todos se vayan contentos y satisfechos pero que no usen este fenómeno para desplazar frustraciones, mucho menos para que los políticos abusen de la generosidad del futbol. A tiznar a su máuser, dejen en paz al deporte.  

delacruzraul@hotmail.com