Contragolpe

Ni tan dignos, los árbitros

Luego del paro de los árbitros de la jornada pasada escuché y leí una buena cantidad de adjetivos para los nazarenos. La más recurrente fue que se trató de un acto de dignidad. Muy dignos. Si así fuera existen diversos pasajes históricos que no responden a tal dignidad. Muy dignos no se mostraron cuando les ordenaron que la UdeG debería regresar a la División de Ascenso porque se salió del huacal al no firmar con la empresa televisiva que le tocaba. No son tan dignos cuando llegan a un partido predispuestos a contra jugadores y contra equipos “indisciplinados”. No son tan dignos cuando actúan con soberbia y prepotencia. Dicen los que saben de finanzas que el futbol mexicano perdió por encima de los 500 MD por ese paro. No lo dudo. Pero a los silbantes la cuestión económica parece poco les importa ya que perciben jugosos honorarios. Según la revista Forbes en México, “la cantidad que puede percibir un silbante de la Primera División por actuar de juez central son 25,000 pesos; cantidad que, claro está, puede disminuir en virtud a que los hombres de negro son evaluados por la Comisión de Arbitraje de la Federación Mexicana de Futbol después de cada partido, por lo que de haber cometido errores significativos podrían ver reducidos sus honorarios, sin que, en ningún caso, desciendan más allá de 20,000 pesos por partido. De cualquier modo, un árbitro central de Primera División puede percibir en promedio entre 80,000 y 100,000 pesos mensuales, siempre y cuando actúe los cuatro fines de semana. Se trata de una cifra respetable y muy por encima del salario promedio de cualquier mexicano, profesionistas incluidos. De acuerdo con la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS), más del 64% de estos trabajadores obtienen en promedio 10,000 pesos al mes (nueve veces menos que un árbitro profesional)”. Tan buen sueldo es con el objetivo de que no caigan en la tentación de la corrupción pero…pero algunas de sus actuaciones se prestan para la sospecha. Así tal dignidad es bastante cuestionable más se trató de una exhibición política. Habría que mostrar el musculo. Santa María del Oro.- Lejos de todos los reflectores este fin de semana seremos testigos del espectáculo del Festival de Aguas Abiertas en la laguna de Santa María del Oro, Nayarit. Un evento que convoca a más de 600 nadadores, una cifra que por sí sola llama la atención porque además participa lo más importante de la natación en aguas abiertas. Por desgracia, en lugar de ponderar su organización tratan de boicotearla. El ABH acostumbrado a nadar contra corriente.

delacruzraul@hotmail.com