Contragolpe

¿Y el deporte?

Ahora que hay tanta algarabía porque la ciudadanía optó por el cambio y votó por los “ciudadanos libres”, una reflexión en torno a sus propuestas en materia de actividad física y deportes. Seguí con atención el proceso electoral. A través de la televisión observé los debates. Temas y propuestas fueron variaditos, obvio, ponderaron acciones de urgente necesidad como la inseguridad, la vialidad, etc., etc. Sin embargo, ninguno de los diez candidatos presentó una propuesta relacionada con la promoción de la actividad física y los deportes. Pareciera que este elemento sustancial en la integración de la sociedad no les importó. 

De barquito.- Resulta que Alejandro Cobrita González Jr. Peleará por el título mundial supergallo contra el norirlandés Carl Frampton flamante campeón de la Federación Internacional de Boxeo. Caray, ojalá y la Cobrita nos sorprenda pero dudo mucho que tenga posibilidades, Frampton es un excelente peleador con palmarés invicto de 20 peleas de las cuales ha propinado 14 nocauts. Sospecho que escogieron al peleador tapatío para que el irlandés sea visto en los Estados Unidos, ya que por primera ocasión peleará fuera del Reino Unido. La contienda tendrá verificativo el 18 de julio en El Paso, Texas. Por el otro lado, expreso regocijo por la inclusión en el Salón de la Fama del Boxeo Mundial de mi amigo Rafael Cobra Mendoza. Me consta que Rafa nunca había aceptado reconocimientos. Hoy tuvo que ceder por una atención para su familia y sus amigos. La ceremonia se llevará a cabo este 14 de junio en Canastota Nueva York. Será el mexicano número 16 que ingresará y compartirá créditos con Riddick Bowe, Ray Manzini y Naseem Hamed, Yoko Gushiken y el referí Steve Smogen según elección realizada por La Asociación Internacional de Periodistas de Boxeo. En este salón se encuentran auténticas glorias del boxeo mundial y Mendoza fue elegido por su extensa trayectoria como promotor, representante, periodista y organizador. Enhorabuena. 

Copa América.- Tuve la oportunidad de asistir a la Copa América en la presentación de México. Les conté que el Tricolor se ganó ese derecho merced al corrupto de Nicolás Leos que incluía su participación en la Libertadores. Fue una gran experiencia porque nos veían como bichos raros en Ecuador. Cuando la final, el 4 de julio de 1993, contra Argentina en el estadio Monumental de Guayaquil, Benjamín Galindo anotó gol de penalti frente al experto en detenerlos: Goicochea. Era el empate pero posteriormente vendría un desplazamiento ilegal sobre Claudio Suárez para que Batistuta anotara el definitivo. Nunca iban dejar que México se quedara con la Copa