Contragolpe

ClembuCanelo, ¡Ahh, raza!

Observé con atención la malograda conferencia de prensa que ofreció el Canelo Álvarez sobre la cancelación de la pelea programada contra Gennady Golovkin. A veces pienso que los peores enemigos los tiene en su “equipo” de trabajo. Cuando la VADA (Asociación Voluntaria de Antidopaje) informó que las pruebas que le realizaron el 17 y 20 de febrero fueron positivas no habría que buscarle más. Un positivo es un positivo y eso nadie te lo quita a pesar de que trates de justificarte. Entre los nutriólogos y los especialistas de los alimentos se sabe que la carne contaminada por Clembuterol es bastante común en los expendios modestos. Es una carne que generalmente se usa para los Tacos, así de sencillo. Cómo es posible que un tipo de tantos recursos a la mano no tenga un nutriólogo eficiente en el hipotético que el positivo fue por tales razones. Pero no. También es conocido en el medio boxístico el exagerado consumo de “vitamínicos” para bajar de peso rápidamente, para favorecer el tono muscular y que disfrazan otras sustancias para evitar el positivo. Lo que me sorprende fue la exhibición de que fue objeto el peleador en la rueda de prensa. Se le notó inseguro, bastante nervioso, era más que suficiente un bien redactado boletín y san se acabó. Ahora falta la sanción. Porque el peleador alega que fue un examen voluntario pero también se tiene conocimiento que las televisoras propietarias de los derechos exigen exámenes antidoping precisamente para evitar los positivos después de las peleas. Los argumentos de cancelación me parecen de risa. Decir que un mes de promoción no era suficiente es de estúpidos. Esa pelea no precisa de promoción. La cancelaron por el positivo, no hay vuelta de hoja. Repito, conforme a los parámetros de la Comisión de Nevada, el castigo debería ser de nueve meses o un año. Leones Negros.- Pareciera que el éxito molesta. El equipo de Leones Negros terminó el torneo de en el Ascenso en tercer lugar general y su cobertura ha sido muy pobre a pesar de que jugó con un promedio de seis o siete jugadores de sus básicas. Pero además el equipo de segunda división terminó el torneo de la categoría en primer lugar en calidad de invicto y el cuadro de tercera división transita en el tercer sitio donde participan más de 200 equipos. Lo anterior nos muestra el gran trabajo que se viene realizando en las fuerzas inferiores. Efectivamente, Dávalos no se equivocó cuando presentó su plan de trabajo en la producción de jugadores de casa.

delacruzraul@hotmail.com