Contragolpe

El auténtico clásico del futbol mexicano

No me canso de repetirlo: el auténtico clásico del futbol mexicano es el que protagonizan desde hace cien años Guadalajara y Atlas o Atlas vs Guadalajara. Es auténtico porque nació del y para el pueblo. Aquí no intervinieron aspectos mercadológicos; es auténtico porque es el más añejo. No existe otro partido de futbol en México con tantos años. Este clásico responde a intereses de clase donde curiosamente se han invertido los papeles. Antes, el Guadalajara era considerado como el equipo de las Colonias, que si bien fue fundado por extranjeros, la mayoría de sus seguidores eran de clase media y el Atlas fue fundado por los catrines de la ciudad durante la postrevolución y sus simpatizantes pertenecían a la clase pudiente. Incluso, en un tiempo fue una rivalidad sexista. Es decir, se trataba de una “lucha de clases”. De ahí surge la rivalidad. Relatan las crónicas del aquel tiempo que antes de los partidos en los aparadores de los comercios de la ciudad aparecían panfletos o rótulos enalteciendo los logros de los equipos en forma de burla. En uno de esos panfletos se consigna una “goleada” del Atlas por 18-0. Panfleto que se perdió ante la contundencia del tiempo porque ese partido nunca se jugó. Al menos no existe un registro documentado. Aunque siempre ha existido una gran rivalidad entre las aficiones anteriormente las diferencias no pasaban de las mentadas de madre, el enojo momentáneo y la vergüenza de la semana. Era una verdadera fiesta popular. Las gradas del Jalisco pletóricas de familias enteras, de grupos musicales, de porras monumentales integradas por gente responsable y pacífica. Significativo en su tiempo la monumental bandera de “Mingo” que la ondeaba por las gradas del estadio sin que nadie le molestara; la tradicional porra popular, la de niños, tanto de Atlas como de Chivas, etc. Por desgracia la aparición de la Barras degeneró el concepto de animación. Estos sujetos literalmente se preparan para la confrontación violenta, (este jueves la policía descubrió piedras y navajas escondidas alrededor del estadio). No ven el partido, no les importa lo futbolístico, van al desmadre. Crecieron porque las autoridades y directivos lo permitieron. Basta con googlear “broncas en el futbol mexicano” y enseguida aparecen una buena cantidad de notas relacionadas con las peleas entre Chivas y rojinegros. La pregunta del día: ¿hasta donde existe responsabilidad en los medios? Si algunos “barristas” ahora son “reporteros”. Basta con leer como ensalzan sus “proezas” a través de su vulgar vocabulario. En estos días la ciudad se divide: ¿Chivas o Atlas? 

delacruzraul@hotmail.com